Alemania solo está interesada en salvarse a sí misma

Carlos Montero - Lacartadelabolsa

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 23 ago, 2019 17:08 - Actualizado: 10:28
cbalemania sh112

Durante casi una década Alemania se ha enfrentado a todas las peticiones de la eurozona para que afloje su cinturón fiscal. Ahora que Berlín finalmente ha insinuado que podría gastar más para combatir el riesgo de recesión, el resto de Europa tiene algunos motivos para celebrarlo. Pero en ningún caso hay que echar las campanas al vuelo.

Esta semana, el ministro de finanzas, Olaf Scholz, dijo que Alemania puede gastar hasta 50 mil millones de euros para aumentar la producción si su desaceleración económica empeora. La cifra, aproximadamente del 1,5 por ciento del producto interior bruto, atrajo críticas por su tamaño limitado, pero eso no viene al caso. Scholz simplemente estaba dando un número tentativo en lugar de detallar un plan detallado. La verdadera noticia aquí es que Alemania está dispuesta a gastar más para salir de una recesión.

En cierto sentido, esto es claramente bueno para Europa. Durante años, Alemania se ha aferrado a un conjunto de reglas fiscales estrictas, lo que hace que los economistas se pregunten si hubo una excepción teutónica a la idea de que los gobiernos intervengan cuando una economía se tambalea. El debate incluso se extendió a la lingüística dado que la palabra alemana para deuda - "schuld" - es la misma que para culpa. La conclusión parecía ser que el electorado castigaría a cualquier político que impulsara el estímulo. Alemania esperaría la inevitable recesión y arrastraría a Europa también.

No hay duda de que Berlín debería haber actuado antes. La economía alemana se basa en las exportaciones, por lo que las ideas proteccionistas del presidente estadounidense Donald Trump siempre iban a ser un problema. Alemania podría haber utilizado una década de tasas de interés históricamente bajas para mejorar su infraestructura. En cambio, ha esperado hasta el último momento para indicar el apoyo al crecimiento. Incluso un fuerte estímulo fiscal podría no ser suficiente para que su motor industrial vuelva a funcionar; necesitará también más inversión de un sector corporativo repleto de efectivo.

Al menos la clase política alemana parece que finalmente se despierta ante el riesgo de una crisis. En cierto sentido, esto se parece a 2009, cuando Berlín hizo su parte en el estímulo fiscal global que rescató a la economía mundial de una nueva Gran Depresión. Su ligero cambio de tono seguramente tranquilizará a Christine Lagarde, la presidenta entrante del Banco Central Europeo, que no puede confiar solo en la política monetaria para evitar la renovada amenaza de recesión.

El cambio también alentará a otros gobiernos europeos, cuyas economías se beneficiarían del efecto indirecto de más exportaciones a los alemanes. La señal de que Berlín puede estar a punto de cambiar su política fiscal podría ayudar a aumentar la confianza entre los empresarios europeos, que podrían no reducir tanto la inversión.

Aún así, hay límites para el optimismo. El momento de la intervención de Scholz nos dice que Berlín todavía ve la política fiscal como una herramienta doméstica, que depende de la etapa del ciclo económico en que se encuentre la economía alemana. Esto es desalentador para cualquiera que vea la zona euro como un todo interconectado, donde se necesita algún tipo de acción fiscal coordinada para salvaguardar su economía en general y promover el crecimiento.

Los políticos alemanes sin duda verán su capacidad para desatar un estímulo fiscal como una recompensa por la prudencia pasada. La deuda pública del país cayó al 60,9 por ciento del producto interior bruto el año pasado, y sus bonos tienen rendimientos negativos de hasta para los vencimientos a 30 años. El contraste con otros países de la zona euro como Italia es sorprendente. En caso de recesión, la gigantesca deuda pública de Italia significa que tendría mucho menos espacio para expandir el déficit sin provocar una reacción adversa del mercado.

El problema más importante es que no es así como debe funcionar una unión monetaria. Idealmente, el dinero debería de brotar de forma centralizada y podría usarse para ayudar a los países que se enfrentan a un shock económico. En ausencia de una capacidad fiscal conjunta de este tipo, países más fuertes como Alemania debería haber actuado mucho antes para impulsar su propia demanda para ayudar a otros miembros. Berlín decidió no hacerlo. Se va a necesitar una recesión alemana para desatar un estímulo alemán.

fuentes, bbg