¡Qué confundidos estamos con la felicidad!

Carlos Montero

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 20 jun, 2019 18:30 - Actualizado: 09:45
felicidadfuturo1

Imagínate a ti mismo durante la noche. Los niños están con los suegros (así que no hay presión de la niñera), fuiste un poco loco y optaste por la segunda botella de vino y ahora estás en la ópera disfrutando de uno de tus artistas favoritos. Mueve la cabeza y sumerge tu cabeza en esta gloriosa música, saboreando cada momento:

Ha pasado un tiempo desde que recuerdas una velada tan agradable. Y cuando la ópera llega a su fin, la persona sentada a tu lado se tira el pedo más ruidoso y atroz que jamás hayas experimentado.

El economista ganador de un premio Nobel, Danny Kahneman, usa este ejemplo (bueno, él eligió el "horrible sonido de un chillido" sobre la flatulencia) para mostrar cuán equivocados podemos estar con respecto a la felicidad. La heurística psicológica conocida como la regla del pico-final nos hace "juzgar una experiencia basada en gran medida en cómo (nosotros) nos sentimos en su punto máximo (es decir, su punto más intenso) y en su final, en lugar de basarnos en la suma total o el promedio de cada momento de la experiencia". Así que mientras viajas a casa en Uber, tu recuerdo de la noche mágica se ve empañado por el pedo.

Entonces, ¿qué es la felicidad? Kahneman cree que la respuesta está en la tensión entre "lo que experimento" y "lo que recuerdo". Y este enigma aparece en muchos de nuestros re-marcos existenciales: si vivimos en el momento o demoramos la gratificación, nos centramos en el proceso.

¿Unas vacaciones te hacen feliz? (Leer más)