Deterioro progresivo, pero no recesión (todavía). Paciencia hasta 2020. ¿Qué hacer en este contexto?

Análisis Bankinter

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 19 ago, 2019 09:47 - Actualizado: 09:45
cbinterrogaciontrader1 short

El escenario macro se deteriora más rápido de lo inicialmente estimado. Los riesgos son asimétricos y al alza, tanto para el mercado como para la economía. Especialmente en Europa. Los indicadores de sentimiento que conoceremos esta semana (Confianza del Consumidor y PMIs) serán una nueva prueba de la fragilidad del contexto macro.

No barajamos la entrada en recesión de manera más o menos cercana, pese a que la curva se invierta en EE.UU. Las políticas monetarias actuales influyen de manera determinante en los movimientos de las curvas de tipos. Lo que sí estimamos es una situación marcada por crecimientos bajos, inflación contenida y expansiones modestas en los beneficios empresariales. Lo que conducirá a un mercado más vulnerable y con rentabilidades reducidas (+2%/+5%) para los índices en lo que queda de año.

Los bancos centrales seguirán dando soporte a la economía, pero sólo la Fed tiene capacidad para actuar de manera efectiva. De hecho, anticipamos un tono más dovish (suave) en próximos meses. Pensamos que las circunstancias actuales llevarán a que finalmente recorte tipos en tres ocasiones este año, en lugar de dos veces como veníamos defendiendo. Esta semana el simposio anual de banqueros centrales en Jackson Hole puede darnos más pistas sobre este movimiento. Por eso resultará clave la comparecencia de Powell (viernes 16:00h). El BCE por el contrario tiene menos margen de maniobra salvo que opte por implementar medidas no convencionales y aún no experimentadas (¿TLTRO’s a tipos negativos?). Pese a que el mercado otorga un 100% de probabilidad a un recorte de tipos en su reunión del 12 de septiembre, dudamos de la efectividad de esta medida sobre la economía.

¿Qué hacer en este contexto?

Implementar con más contundencia si cabe nuestra estrategia de inversión. No es momento de salir de mercado, pero sí de refugiarnos aún más en EE.UU. a lo largo del cuatro trimestre. Al menos mientras se aclaran los principales frentes de riesgo que pesan sobre el mercado: proteccionismo, medidas del BCE o la Fed, Brexit, etc. Y mientras se definen posibles nuevos estímulos fiscales en EE.UU. En Europa sobreponderar compañías bond proxy (Endesa, Iberdrola o Enel), y seguir sin tomar exposición a bancos. Y principalmente recordar que invertimos, no especulamos.