"El desenlace de las negociaciones comerciales y el Brexit determinarán el comportamiento de las bolsas"

Link Securities

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 09 oct, 2019 09:02
cbbolsa65 short

Ayer el comportamiento de los mercados de valores europeos y estadounidenses se vio nuevamente condicionado por la “guerra comercial” entre EEUU y China y por el brexit y, a diferencia de lo que ocurrió el lunes, en esta ocasión “para mal”, con los principales índices bursátiles de estos mercados cerrando con fuertes caídas, cerca de sus niveles mínimos del día.

Así, y tras un inicio de sesión positivo en las bolsas europeas, la filtración por parte del Gobierno de Londres de una conversación entre el primer ministro británico, Johnson, y la canciller alemana, Merkel, en la que esta última, supuestamente, daba por imposible una salida ordenada del Reino Unido de la Unión Europea (UE) como consecuencia de la imposibilidad de alcanzar un acuerdo en relación a la frontera irlandesa, provocó un brusco giro a la baja de las bolsas europeas. También penalizó el comportamiento de la libra esterlina, que cedió posiciones con fuerza frente al euro y al dólar. El mercado, que no terminó de creerse la supuesta actitud de Merkel -aunque el Gobierno alemán no quiso pronunciarse al considerar la conversación como privada, funcionarios de la UE afirmaron que en esas palabras no reconocían la opinión de la canciller-, la filtración intencionada sí dejó clara la posición de Johnson, que parece cada vez más decidido a hacer que “todo salte por los aires” con tal de lograr su principal objetivo político: que su país abandone “como sea” la UE el 31 de octubre.

A día de HOY sólo hay dos escenarios posibles: una nueva prórroga para el brexit, que sería el escenario que mejor acogerían los inversores, o un brexit duro, con las consecuencias políticas y económicas que ello conllevaría tanto para el Reino Unido como para el resto de la UE. Sólo quedan 22 días para el brexit y la incertidumbre sobre su desenlace es cada vez mayor, lo que es muy negativo para los inversores, que no saben a qué atenerse.

Pero, además, y en vísperas de que comiencen MAÑANA en Washington las negociaciones comerciales al más alto nivel entre EEUU y China, el flujo de noticias que se fue conociendo AYER no pudo ser más desesperanzador. Así, por la mañana se supo que el Departamento de Comercio de EEUU había incluido en su “lista negra” a 28 entidades chinas, entre ellas a 8 compañías tecnológicas acusándolas de propiciar con su tecnología de vigilancia y reconocimiento facial las detenciones masivas de personas pertenecientes a minorías musulmanas en la provincia china de Xinjiang -se habla de un millón de retenidos en campos de detención-, lo que unido al conflicto político entre la NBA y las autoridades chinas que ha generado el apoyo de un directivo de los Houston Rockets a los manifestantes en Hong Kong, empezó por enrarecer el ambiente. Aunque ambos temas no mantienen una relación directa con el conflicto comercial, el Gobierno de China los considera como interferencias en sus políticas internas, por lo que anunció AYER represalias, represalias que el mercado interpretó que podían afectar al resultado de las mencionadas negociaciones. Posteriormente EEUU anunció la revocación de visados a los funcionarios chinos involucrados en las persecuciones a las minorías musulmanas. De este modo, si ya las expectativas de que ambas partes acercaran posturas eran limitadas, los inversores en estos momentos dan casi por hecho que de las conversaciones no va a salir nada positivo, por lo que el próximo 15 de octubre EEUU subirá sus tarifas a $ 250.000 millones de importaciones chinas desde el 25% al 30%, lo que hará casi imposible un acuerdo en el corto plazo.

Por tanto, y en estos momentos, las expectativas de que los dos factores de riesgo que más vienen pesando tanto en el crecimiento económico global como en el comportamiento de los distintos mercados financieros se resuelvan en el corto plazo son muy reducidas.

En el lado positivo de la balanza, señalar que AYER el presidente de la Reserva Federal (Fed), Powell, en su intervención en una conferencia en Denver (Colorado), se mostró optimista sobre el estado actual de la economía estadounidense, aunque no se olvidó de los riesgos que amenazan a la misma. No obstante, lo más relevante de su intervención fue el anuncio de que la Fed va a volver a aumentar su balance, con compras de bonos del Tesoro con vencimiento a corto plazo, con objeto de rebajar las tensiones de liquidez que se han producido recientemente en los mercados de dinero estadounidenses. No obstante, Powell quiso dejar claro que esta decisión no era el inicio de un nuevo programa de compra de activos, los conocidos como QE.

Así, y en los próximos días, tanto el desenlace de las negociaciones comerciales entre EEUU y China como las noticias que se vayan conociendo en relación al proceso del brexit -HOY el primer ministro británico, Johnson, se vuelve a reunir con el primer ministro irlandés, Varadkar, aunque no se esperan avances sustanciales en referencia al problema de la frontera irlandesa- determinarán el comportamiento de las bolsas europeas y estadounidenses. En principio, y tras las fuertes caídas, de AYER, esperamos que HOY las bolsas europeas abran entre planas y ligeramente al alza, con muchos inversores manteniéndose al margen de los mercados, a la espera de acontecimientos.