trader-asustado-parque-wall-street
Reuters
34.777,76
  • -
  • -

Wall Street ha rebotado con muchísima fuerza (Dow Jones: +5,09%; S&P 500: +4,60%; Nasdaq: +4,49%) a expensas de la evolución de la crisis del coronavirus y con la esperanza de que los bancos centrales como la Fed y el BCE tomen medidas coordinadas para apoyar a la economía. Además, el mercado ha descontado la rebaja de las previsiones de crecimiento realizadas por la OCDE. La Bolsa de Nueva York cerró su semana más bajista desde la crisis financiera mundial del 2008 (Dow Jones: -12,4%; S&P 500: -11,5%; Nasdaq: -10,5%) y este lunes el Dow ha registrado su sesión más alcista desde 2009.

El temor ante la expansión del coronavirus provocó que los principales índices de EEUU cayeran más de un 14% desde sus máximos históricos (marcados el 19 de febrero en el caso del S&P 500) y hayan entrado en territorio correctivo.

"El auge del coronavirus ha cambiado, sin duda, la narrativa cortoplacista del mercado", reconocen los expertos de Morgan Stanley. Más de 85.000 casos y cerca de 3.000 muertos es el bagaje que ha dejado esta afección en todo el mundo hasta el momento.

En EEUU, el Covid-19 sigue extendiéndose y ya ha provocado dos muertes más en Seattle. Además, el Centers for Disease Control and Prevention (CDC) ha reconocido que se dio el alta por error a una paciente infectada que había sido repatriada desde Wuhan, según informa CNBC.

ACCIÓN COORDINADA DESDE EL G7

En este escenario, los inversores han elevado de manera muy destacada la probabilidad de que la Reserva Federal (Fed) baje los tipos de interés en abril e incluso en marzo. Los analistas de Goldman Sachs esperan ahora que la Fed baje los intereses en su reunión del próximo 18 de marzo e incluso no descartan un recorte de emergencia si la situación empeora a corto plazo.

Además, los países del G7 tomarán "medidas concertadas" para limitar el impacto del brote de coronavirus en el crecimiento económico. Así lo ha anunciado este lunes el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, que ha detallado que este martes se reunirá con sus homónimos del G7 para coordinar su respuesta, una reunión a la que asistirán los banqueros centrales.

En este sentido, debido a la gravedad de la situación, en un breve comunicado que no estaba previsto, el presidente de la Fed, Jerome Powell, señaló el viernes que "los fundamentos de la economía estadounidense siguen siendo fuertes".

No obstante, añadió que, "sin embargo, el coronavirus plantea riesgos en evolución para la actividad económica. La Reserva Federal está monitorizando de cerca los desarrollos y sus implicaciones para el panorama económico. Utilizaremos nuestras herramientas y actuaremos según sea apropiado para apoyar la economía".

Los expertos de Barclays valoraron que "la declaración representa un cambio rápido de tono" frente a los comentarios de las últimas semanas, que consideraban apropiada la actual senda de la política monetaria.

Por su parte, Donald Trump ha vuelto a criticar al banco central americano y a su presidente. "Como de costumbre, Jay Powell y la Reserva Federal son lentos en actuar. Alemania y otros están inyectando dinero en sus economías. Otros bancos centrales son mucho más agresivos".

Uno de los principales termómetros para medir el impacto real que puede tener el brote vírico son los PMI chinos. Y la cosa no podía ir a peor, ya que la actividad industrial del gigante asiático se ha desplomado en febrero hasta 40,1 desde 51,1, según el PMI Caixin de manufacturas, muy por debajo de la caída esperada hasta 45,7.

En la actualidad empresarial, el fondo Elliott Management ha tomado una participación relevante en Twitter (+7,8%) con el objetivo de promover un cambio en la dirección que termine con el liderazgo de Jack Dorsey.

En otros mercados, el petróleo West Texas repunta un 5,6%, hasta 47,28 dólares, por la previsión de un nuevo recorte de producción por parte de la OPEP. Por su parte, la onza de oro repunta un 1,3%, hasta 1.588 dólares, tras marcar el pasado lunes máximos de siete años cerca de 1.700 dólares.

Desde el banco estadounidense Citi, han actualizado su previsión sobre el oro y ahora consideran más probable un escenario en el que los precios se dirijan hacia los 2.000 dólares en un plazo de 12 a 24 meses.

Además, la rentabilidad del bono americano a 10 años ha marcado un nuevo mínimo histórico en el 1,03% y el rendimiento del bono a 2 años ha hecho lo propio en el 0,81%. El mercado de bonos está anticipando un duro frenazo económico por el coronavirus y al mismo tiempo ha elevado de manera ostensible la probabilidad de más estímulos económicos por parte de la Reserva Federal (Fed). Por último, el euro se aprecia un 0,9% y se cambia a 1,1125 dólares, por la previsión de más estímulos de la Fed.

Noticias relacionadas

contador