Trump nos ofrece un mercado en el que lo mejor es ir a lo seguro

Carlos Montero - Lacartadelabolsa

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 28 ago, 2019 17:07 - Actualizado: 09:28
cb trump mercado sh1

En una economía saludable y en crecimiento, esto es un hecho: las empresas de tecnología y los fondos de inversión que apuestan por ellos deberían tener éxito. Después de todo, las compañías de tecnología prosperan cuando los consumidores y las empresas tienen la confianza suficiente para comprar móviles de 1.000 euros o firmar contratos multimillonarios de computación en la nube con empresas como Microsoft. Para comprender verdaderamente cómo el presidente Donald Trump está arruinando a los mercados financieros, mire esta estadística:

El fondo tecnológico estadounidense promedio ha bajado un 6,7% en el último mes (hasta el viernes), según Morningstar. Y el fondo promedio de bonos del gobierno a largo plazo subió un 10,6%.

En otras palabras, las personas están lo suficientemente preocupadas como para que, en conjunto, intercambien la oportunidad de una economía al alza y un cambio tecnológico por bonos que prometen que el gobierno de EE.UU. pagará en 2047 una tasa de interés anual insignificante del 2,75%, tan solo porque es seguro, y todavía decentemente por encima del rendimiento del 2.0% de los bonos del Tesoro a 10 años.

Los bonos del Tesoro ahora rinden menos de lo que lo hicieron en medio de lo peor de la crisis financiera de 2008 y sus consecuencias inmediatas, cuando sus precios subieron (y los rendimientos cayeron) mientras los inversores recorrían el mundo en busca de algo que no tuviera riesgo.

La guerra es paz. Las guerras arancelarias son el capitalismo. El presidente de la Reserva Federal es un enemigo de Estados Unidos, o eso es lo que el presidente tuiteó el viernes. Se evitará que Amazon obtenga grandes contratos de computación con el gobierno, si es posible, porque el CEO Jeff Bezos, quien también es dueño de The Washington Post, es otro enemigo del pueblo.

El rendimiento total de los fondos de bonos del gobierno durante el último mes coincide exactamente con el de los fondos que apuestan por caídas en las acciones como el fondo Grizzly Short.

O tal vez esta es una reacción racional a una situación irracional.

Quizás los bonos del gobierno, como los fondos que apuestan a caídas en las acciones, son un signo de cuán pesimistas se están poniendo las cosas, cada una consistente con la otra. En ese caso, podría hacer bien en apostar por más de lo mismo, al menos por un tiempo.

Una gran advertencia: esto ha sucedido antes en la década posterior al colapso de Lehman Brothers. Los bonos del gobierno se dispararon en 2016 en medio de temores de recesión, y las acciones se desplomaron en el pasado mes de diciembre, con el Standard & Poor's 500 cayendo un 24% del máximo al mínimo, frente a 5% desde el 10 de julio.

Pero aquí está lo que es diferente: Trump.

El desplomes de diciembre, como este, podría atribuirse a las palabras de Trump sobre el comercio, pero la gente se lo tomó menos en serio porque previamente había concluido una ronda similar de grandes conversaciones contra México y Canadá, los otros dos de los tres socios comerciales más grandes de Estados Unidos, con un acuerdo para salvar la cara.

Todos asumieron, inicialmente, que esta ronda de bravuconadas terminaría de la misma manera. Aún puede ser.

Pero el presidente sigue sacando los dientes, y su comportamiento es más desquiciado.

Hasta ahora, eso significó un aumento anual de impuestos de 30 mil millones de dólares, en forma de nuevos aranceles sobre los productos chinos que amenazó el viernes. Su nueva ocurrencia de que una ley de 1977 le permite ordenar a las compañías estadounidenses que dejen de hacer negocios en China por una cuestión de emergencia nacional es una locura.

(Trump tuiteó que tiene esta autoridad bajo una ley que rige las emergencias nacionales, pero el presidente Harry Truman trató de hacerse cargo de las acerías durante la Guerra de Corea, una emergencia mucho más grande que un déficit comercial en los teléfonos inteligentes, y fue rechazado por la Corte Suprema).

Diciembre pareció un espectáculo, y ahora parece como si Trump se hubiera dado cuenta de que todo el mundo piensa que toda la disputa comercial es un espectáculo: quiere mostrar que es serio y correcto.

Así que está redoblando sus esfuerzos, en medio de la creciente evidencia de que está fallando a las personas a las que debe impresionar.

Como, los trabajadores del sector manufacturero. Hay evidencias preocupantes de una desaceleración en el sector, más recientemente una caída en los pedidos de bienes no aéreos para julio.

El presidente debería ceder nuevamente, haciendo que los mercados y la economía vuelvan a la normalidad. ¿Pero lo hará?

Es por su propio interés, pero tradicionalmente es un mal experto en cuestiones de su propio interés (ver sus casinos). Hará cosas que cree que ayudarán a sus perspectivas para ser reelegido como presidente, sin estar seguro de que sabe lo que hará, o de que su ego no lo cegará.

Debido a que todos menos Trump lo saben, la confianza es baja. Y es por eso que los bonos del gobierno son el sitio donde todos quieren estar, y la compra de activos de riesgo se ha paralizado.