Estamos en agosto, así que espere el mes más terrible para los mercados

Carlos Montero - Lacartadelabolsa

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 13 ago, 2019 17:08 - Actualizado: 17:06
cb agosto 2332

Los mercados de valores han caído a niveles no vistos desde principios de año. El oro está subiendo bruscamente de precio. Los inversores han estado huyendo a los mercados de bonos, y los expertos están hablando de amenazas para la economía mundial y los mercados de acciones.

De repente, los mercados se ven muy nerviosos. Pero, ¿qué esperábamos? Después de todo, es agosto. La sabiduría popular dice "vender en mayo e irse". Durante la última década, sin embargo, ha quedado claro que es necesario actualizar este dicho. Agosto es un mes realmente terrible para los mercados, con caídas en esas cuatro semanas en cada uno de los últimos 10 años, y a veces colapsos importantes. Se puedes debatir por qué pasa eso. Pero una cosa no puede discutirse: los inversores esperan que acabe rápidamente.

Todavía no hemos llegado al punto en el que los editores de medio desempolvan los titulares más negativos emparejados con imágenes de traders desesperados. Pero que ese día puede no esté muy lejos.

Después de que Donald Trump anunciara una nueva ronda de aranceles sobre China, hubo pérdidas en todas partes, ya que parecía que habría una guerra comercial permanente entre las dos economías más grandes del mundo, con todo el daño a las cadenas de suministro y a los beneficios de las compañías que implicaría. En la primera semana del mes, el S&P 500 bajó un 3.1%, y en Europa un Brexit sin acuerdo se sumaba al panorama sombrío comercial.

En las próximas semanas, es posible que veamos más oleadas de ventas a medida que Trump intensifica la guerra comercial contra China, y posiblemente también comience una con Europa; mientras Gran Bretaña y Alemania se acercan a una recesión; a medida que aumentan las posibilidades de un Brexit sin acuerdo que será complicado para ambas partes; y a medida que los bancos centrales se agitan tratando de encontrar algo que pueda rescatar a la economía global de una recesión. Nadie se sorprendería en este momento ver caídas más pronunciadas en los mercados en las próximas dos semanas.

Y sin embargo, probablemente siempre haya un desencadenante u otro. Si no hubieran sido los desordenados tuits nocturnos de Trump, habría sido otra cosa. Es el mes para una corrección. Según un estudio de LPL Research, agosto ha sido el peor mes para las acciones en la última década, con el S&P 500 bajando un promedio del 0,7%.

En agosto de 2015 volvió a ser China, con una crisis del yuan que hizo que el Dow cayera 1.000 puntos en una sola sesión de comercio salvaje. En agosto de 2011, fue una rebaja de S&P de la deuda estadounidense, lo que provocó una caída de 5,7 por ciento en el S&P 500 durante el mes. Pero esos fueron solo los más destacados.

A veces es mucho, y a veces solo un poco, pero los mercados han bajado durante en cada uno de los últimos 10 agostos. No hay muchas cosas en las que puedas confiar cuando se habla de las Bolsas. Pero esa parece ser una de ellas.

También es un mes bastante malo en un período de tiempo más largo. Desde 1950, el movimiento mensual promedio en agosto ha sido -0,5%. En caso de que alguien esperara una recuperación rápida, solo septiembre ha sido un mes peor durante ese período. Agosto es ahora el único mes con caídas en los promedios de 10, 20 y 50 años (los meses realmente buenos, en caso de que se pregunte cuándo comenzar a comprar, son marzo y julio).

Dentro de ese período de tiempo, ha habido algunos crash en agosto. En agosto de 1990, por ejemplo, Iraq invadió Kuwait y el índice cayó un 9%, y en agosto de 1998 la crisis de Rusia lo redujo en un 15%. Es, con mucho, el mes más propenso a desplomes en el calendario, y durante el que se tiene más probabilidades de perder dinero. Puedes debatir las razones por las que agosto es tan malo.

La más obvia es que con tanta gente fuera de vacaciones, no quedan muchos negociando, por lo que solo se necesitan unas pocas órdenes de venta para reducir drásticamente los precios (aunque, por supuesto, es probable que los precios también suban dramáticamente, pero curiosamente eso nunca parece suceder).

Podría ser que los banqueros más importantes, los administradores de fondos y los ministros de finanzas estén fuera del mercado, por lo que los comerciantes más inexpertos se quedan a cargo de la oficina.

De manera más plausible, podrían ser que las tensiones que se han estado acumulando durante meses, ya sean disputas comerciales, en las relaciones entre países o en el sistema financiero, sean más propensas a llegar a un punto crítico cuando las personas se distraen en vacaciones.

O podría deberse a que los mercados bursátiles tienden a tener un mejor desempeño en los primeros meses del año, de modo que para cuando llegue el octavo mes todo ya está sobrevalorado y es hora de una corrección brusca.

Incluso podría ser una pura coincidencia. Probablemente nunca lo sabremos con certeza. Pero la razón puede no importar tanto como el patrón claro.

Y todavía quedan tres semanas para que los mercados comiencen a volver a la normalidad, por lo que los inversores deberían apagar sus teléfonos e intentar olvidarse de ellos mientras se sientan cerca de la piscina o abrocharse el cinturón para sufrir un viaje movido.