Estrategas de Wall Street todavía creen que las acciones pueden colapsar antes de que acabe el año

Alberto Castillo - Capital Bolsa

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 22 oct, 2019 17:08 - Actualizado: 08:54
cbbajista5 short

Aunque los mercados de acciones a nivel mundial se han recuperado en las últimas semanas, hay que prepararse para la posibilidad de una dura corrección antes de que finalice este año. Por lo menos así lo creen los estrategas de renta variable de RBC Capital Markets. Lo peor podría suceder al final del año, similar al colapso de la víspera de Navidad de 2018. También puede ocurrir antes.

Pero independientemente del momento, RBC Capital Markets ve razones convincentes por las que los inversores permanezcan a la espera de otro retroceso antes del 31 de diciembre. El equipo dirigido por Lori Calvasina expuso sus preocupaciones en una nota reciente a los clientes. Su escenario, en términos generales, se basa en tres pilares: la historia sugiere que se aproxima una corrección, hay muchos riesgos para el mercado y la valoración no deja potencial de subidas.

Comenzando con la evidencia histórica, Calvasina señala que la recuperación de las acciones desde el mínimo del mercado el 24 de diciembre ha sido similar a las recuperaciones de 2010, 2011 y 2016, que precedieron a correcciones.

Todas estas recuperaciones del mercado sufrieron entre dos y cuatro oleadas de ventas, que varían en severidad desde un retroceso del 4% hasta una corrección del 10%. Ha habido tres episodios de este tipo hasta ahora en 2019, "lo que sugiere que otro no sería tan inusual", dijo Calvasina.

Pero estos paralelos históricos no presentan la evidencia completa. Hay una gran cantidad de riesgos, algunos que ya están afectando a los mercados y otros en el horizonte, que podrían servir como catalizadores negativos en las próximas semanas.

Por nombrar unos pocos:

1. Los inversores ya están lidiando con una desaceleración económica mundial y el riesgo de que se extienda a los Estados Unidos y cause una recesión.

2. Cualquier dato económico que muestre grietas en el gasto del consumidor o en el mercado laboral intensificaría este riesgo.

3. La temporada de resultados del tercer trimestre, que tuvo un buen comienzo con los bancos, aún está pendiente de las publicaciones de importantes compañías discrecionales de gran tecnología y consumo.

4. Hay ansiedad con respecto a las elecciones de 2020, particularmente cuando la senadora Elizabeth Warren lidera la carrera en el partido demócrata.

La mayoría de las métricas dicen que las acciones están sobrevaluadas

Todos estos catalizadores potenciales se enfrentan a un mercado que está sobrevalorado por la mayoría de las métricas principales.

"Las valoraciones del S&P 500 todavía están extremadamente estiradas, girando claramente a peor para el PER futuro", dijo Calvasina.

La relación precio-beneficio a futuro del S&P 500 alcanzó un nuevo máximo en relación con su contraparte mundial antes de las ventas del cuarto trimestre en 2019. Ahora está en 18,6, una desviación estándar de 1,8 de la media, por encima de su promedio a largo plazo, y más alto que cualquier otra región importante del mundo, dijo Calvasina.

Para consolidar todos los indicadores de valoración adicionales, RBC creó un modelo combinado para el S&P 500 que tiene en cuenta 17 modelos diferentes.

"A 1,16 desviaciones estándar al 16 de octubre, este indicador se mantuvo por encima del promedio y estuvo cerca de los picos del ciclo actual", dijo Calvasina.

Agregó que estaba en un rango históricamente asociado con retornos a plazo de 12 meses de un dígito bajo.

Calvasina observó además que la valoración relativa entre las acciones estadounidenses sigue pareciendo sobrevalorada en relación con el resto del mundo.

En última instancia, sigue siendo optimista en el mercado de valores. Su objetivo de fin de año para el S&P 500 de 2,950 implica una ganancia de aproximadamente del 18% para el año. Recomienda sobreponderar los sectores industrial, financiero y de servicios públicos de gran capitalización.

Pero también está preparada para zigzaguear en el camino hacia ese objetivo, y aconseja a los clientes que se abrochen el cinturón.