Invertir a largo plazo: una década perdida, ¿o no tanto?

Nicolás López de M&G Valores

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 21 oct, 2019 18:30 - Actualizado: 11:49
decadaperdida1

En el gráfico siguiente hemos reflejado la evolución de diversas clases de activos desde el 31 de diciembre de 2017. Es un punto de inicio especialmente negativo puesto que en los meses siguientes se desencadenó la Gran Recesión que provocó caídas en las bolsas del orden del 50%.

Visto desde la perspectiva de las bolsas europeas, sin duda ha sido una década perdida. El rendimiento medio de la bolsa europea desde 2007 ha sido del 0,9% anual incluyendo dividendos. Curiosamente la evolución de la Bolsa europea ha sido muy similar a la de los países emergentes que ha sido la otra clase de activo con un pobre comportamiento. Otras clases de activos, sin embargo, han tenido unas rentabilidades bastante aceptables, lo que ha permitido que para un inversor diversificado enfocado al largo plazo esta no haya sido una década perdida ni mucho menos.

La bolsa norteamericana por ejemplo ha dado una rentabilidad del orden del 9% anual, tanto en grandes compañías como en small caps. Y sobre todo los bonos de todo tipo han dado rentabilidades muy elevadas desde el 7,6% anual de los bonos “high yield”, cerca del 5% en bonos del tesoro y corporativos “investment grade”, hasta el 3,5% de los bonos emergentes. Sin duda unas rentabilidades muy atractivas en el entorno de inflación muy baja de estos años.

Además, estas rentabilidades están penalizadas por tomar como punto de partida el peor momento posible antes de la gran crisis. Para captar mejor las rentabilidades promedio de los activos en la última década hemos tomado como punto inicial el mes de octubre de 2008. Como se aprecia en el gráfico siguiente la rentabilidad desde esa fecha sería la pendiente de la línea roja que es una buena aproximación a la pendiente media de la bolsa europea en los últimos 10 años. Es decir, en promedio, los inversores que han invertido en bolsa europea durante los últimos 10 años y han mantenido la inversión hasta hoy han obtenido una rentabilidad igual a la que marca esta tendencia, que es de un 5,7% anual.

Tomando este período como referencia las rentabilidades de las diferentes clases de activos serían bastante superiores en los activos de más riesgo (Acciones, Bonos High Yield) y similares en el caso de los bonos de menor riesgo: