No, EE.UU. no...será Europa la que provoque una recesión mundial

Desmond Lachman de American Enterprise Institute

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 25 jun, 2019 12:14
cbeuropa recesion short1

En un momento en que los mercados de valores de Estados Unidos están subiendo como si no hubiera un mañana, los mercados de bonos globales, junto con las acciones de los principales bancos centrales del mundo, cuentan una historia muy diferente.

Parecen estar advirtiendo que Europa podría estar experimentando pronto una crisis importante en el Reino Unido e Italia que podría precipitar una recesión económica mundial. Los inversores del mercado de valores harían bien en prestar atención a esas advertencias.

Una clara señal de que los mercados de bonos globales están muy preocupados por la perspectiva económica europea es que un récord de US $ 5 billones, o alrededor de la mitad de todos los bonos del gobierno europeo, ahora ofrecen tasas de interés negativas.

Una clara señal de que a los mercados les preocupa que los problemas de Europa puedan llevar a una recesión económica a los EE.UU. es que las tasas de interés a largo plazo de los EE.UU. están significativamente por debajo de las tasas de interés a corto plazo. En el pasado, la llamada inversión de la curva de rendimiento de los EE.UU. ha demostrado ser un indicador altamente confiable de una recesión económica inminente y, a menudo, una alerta temprana de una fuerte caída en el índice S&P 500.

Sin duda, los mercados de bonos y los bancos centrales del mundo son generalmente sensibles a los riesgos económicos. Sin embargo, lo que parece tenerlos ahora en alerta máxima es que esta vez hay una cantidad inusualmente grande de tales riesgos, especialmente en Europa, que tienen una alta probabilidad de materializarse. También les preocupa que si estos riesgos se materializaran, tendrían el potencial de desestabilizar tanto a las economías estadounidenses como a las mundiales.

Uno de los riesgos más inmediatos es que el Reino Unido, la quinta economía más grande del mundo, podría salir de la Unión Europea sin un acuerdo el 31 de octubre. Tanto el Banco de Inglaterra como el Fondo Monetario Internacional están advirtiendo que lo más probable es que ocurra una caída del 5% en la economía del Reino Unido en el año inmediatamente posterior a su salida europea.

Teniendo en cuenta el tamaño del socio comercial del Reino Unido para Europa, un Brexit duro estaría destinado a tener importantes efectos secundarios en una economía europea que ya está en la cúspide de una recesión. Aumentar las posibilidades de un Brexit duro es el compromiso de Boris Johnson, quien casi seguro se convertirá en el próximo primer ministro del Reino Unido, para que el país salga de Europa con o sin un acuerdo el 31 de octubre, que es cuando termina el plazo extendido del Reino Unido para negociar un acuerdo del Brexit. La UE insiste en que no reabrirá el acuerdo Brexit, no importa quién reemplace a Theresa May como primera ministra británica.

Una amenaza más seria, aunque menos inminente, para la economía global es el riesgo de una nueva crisis de deuda soberana italiana que supondría una amenaza existencial para la supervivencia del euro. Italia sería mucho más difícil de salvar que Grecia, dado que su economía es aproximadamente 10 veces más grande que la de Grecia.

Al tener el tercer mercado de bonos más grande del mundo, una grave crisis económica italiana está destinada a llegar a nuestras costas de la misma manera que nuestra crisis de Lehman de 2008 afectó al resto del mundo. Aumentar el riesgo de una crisis de deuda italiana es el camino político imprudente en el que se embarca su gobierno populista.

En un momento en que el país ya está cargado con la segunda proporción más alta de deuda pública con respecto al PIB de Europa, solo por detrás de Grecia, el gobierno italiano insiste en la introducción de un gran recorte fiscal no financiado que elevaría su déficit presupuestario a alrededor del 5% del PIB.

Tampoco está ayudando que el gobierno italiano está pensando seriamente la idea de emitir bonos pequeños (denominados Mini-BOTs) que tendrían las mismas denominaciones que los billetes en euros y que podrían utilizarse para pagar las futuras obligaciones fiscales. La introducción de tal moneda paralela, que muy bien podría ocurrir si Matteo Salvini, ahora viceprimer ministro, se convirtiera en primer ministro, estaría obligado a socavar la confianza de los inversores en el compromiso de Italia de continuar con la pertenencia al euro.

Salvini, quien encabeza la Liga del Norte euroescéptica, ya está amenazando con retirarse del actual gobierno de coalición y forzar nuevas elecciones si no logra superar los recortes de impuestos propuestos. Dado que su partido obtuvo el 34% de los votos en las recientes elecciones para el Parlamento Europeo, dos veces la de su socio en la coalición, un gobierno con Salvini a la cabeza es un escenario probable para este año.

La política comercial del presidente Trump 'America First constituye otra fuente importante de riesgo para la economía europea. En particular, su amenaza de imponer un arancel de importación del 25% a los automóviles europeos en algún momento a finales de este año, que podría ser la gota final que empuje a una economía alemana ya enferma a la recesión.

Al percibir estos riesgos, así como el aumento de las tensiones comerciales entre EE.UU. y China, los principales bancos centrales del mundo se han vuelto decididamente más moderados que antes. Mientras tanto, los mercados de bonos globales están anticipando que una economía global débil llevará a varios recortes de tasas de interés en el próximo año.

Una pregunta clave que los inversionistas del mercado de valores deberían preguntarse ahora mismo es si podrían estar perdiendo algo que los bancos centrales y los mercados de bonos globales están viendo.