4 lugares donde poner tu dinero si el mercado de acciones se desploma

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 30 ago, 2019 17:10 - Actualizado: 10:12
cbdefensivo9 short1

Las acciones de prácticamente todo el mundo han sufrido un severo varapalo en agosto. Con este panorama ¿dónde invierto mi dinero? Las Bolsas no parecen un lugar muy seguro en medio de las incertidumbres geopolíticas y el riesgo de una grave desaceleración mundial en los próximos trimestres.

Con las tasas de interés bancarias en mínimos históricos, ni las acciones ni los depósitos a plazo parecen particularmente atractivos para los inversores en este momento. Entonces, si tiene dinero para invertir, aquí hay algunas alternativas que analizar:

1. Oro (como inversión)

Los humanos han estado fascinados con el oro a lo largo de la historia, y no es diferente en los tiempos actuales. Cuando la economía flaquea y los inversores se asustan, el oro se vuelve especialmente popular como opción de inversión. Los precios del oro este año han aumentado más del 20 por ciento debido a los temores comerciales y las bajas tasas de interés.

El oro se percibe tradicionalmente como un activo refugio con mucho menor riesgo que las acciones y la propiedad. El problema es que no hay ingresos regulares (como dividendos de acciones o alquileres de propiedades).

"La depreciación de la moneda debería conducir a una mayor diversificación de los activos de riesgo en general hacia el oro o las acciones relacionadas con el oro", dijo a Bloomberg la analista de Argonaut Securities Asia, Helen Lau.

También se ha vuelto más fácil en los últimos tiempos invertir en oro. En lugar de comprar literalmente lingotes de oro y mantenerlos en un lugar seguro, los inversores pueden comprar acciones en fondos negociados en bolsa respaldados por lingotes.

Dos ejemplos de ETFs de lingotes de oro incluyen el ETF BetaShares Gold Bullion (ASX: QAU) y ETFS Physical Gold ETF (ASX: GOLD).

Ese tipo de inversión compra una pequeña participación en un gran depósito de oro que el administrador del fondo tiene en un lugar seguro.

2. ETF inversos

Los fondos negociados en bolsa, o ETFs, se han vuelto populares en los últimos años como una forma para que los inversores minoristas pongan su dinero en fondos que anteriormente solo estaban disponibles para clientes sofisticados.

Un ETF estándar intenta replicar un mercado o sector en particular. Entonces, cuando los activos de ese mercado (por ejemplo, el índice Hang Seng en Hong Kong) o de un sector (por ejemplo, el sector tecnológico en EE.UU.) suben, también lo hacen los precios de las acciones del ETF.

Pero con un ETF inverso sucede lo contrario.

Por ejemplo, para obtener una exposición inversa al índice NASDAQ100, puede comprar un ProShares Short QQQ (PSQ), que está diseñado para igualar los retornos diarios del índice NASDAQ100, justo en la dirección opuesta.

Si el NASDAQ cae un 1 por ciento, este ETF debería subir un 1 por ciento.

3. Bonos

Los bonos son una forma de prestar dinero a gobiernos o empresas. A cambio, el prestatario promete al inversor que pagará una cierta cantidad al final de un período específico, y a veces incluso un pequeño ingreso regularmente durante el plazo.

Suena bien, ¿verdad? Los bonos del gobierno se consideran especialmente de bajo riesgo, ya que tienen menos probabilidades de incumplimiento, como en quiebra, que un prestatario corporativo.

Desafortunadamente, los bonos están fuertemente vinculados a la tasa de efectivo del banco central. En Japón y Alemania, las tasas son negativas. Esto significa que si compra un bono, en lugar de ganar dinero, perderá un porcentaje de lo que invirtió.

Tome este bono del gobierno alemán, por ejemplo. Cómpralo ahora por 102,64 euros, y el emisor garantiza devolverte 100 euros en 10 años.

Para empeorar las cosas, muchos expertos creen que los bancos centrales seguirán rebajando las tasas de referencia.

Increíblemente, hay tantos inversores nerviosos por ahí que ahora hay 17 billones de dólares de bonos con rendimiento negativo. Eso es el 30 por ciento de todo el dinero en bonos.

4. Quedarse en liquidez

Si toda la incertidumbre le preocupa, esperar puede ser la mejor opción. Esto a pesar de que los depósitos bancarios no devuelven mucho más que cero. Si la economía internacional realmente se cae por un precipicio como predicen los mercados de acciones actuales, entonces habrá gangas en todo tipo de inversiones. Y necesitará efectivo para comprar esas oportunidades.

Si ya posee acciones, muchos expertos aconsejan evitar la venta de pánico y mirar a largo plazo.