El 'carsharing', 'motosharing' y 'bicisharing' triunfan en España pero... aún queda mucho por recorrer

París es la ciudad con más posibilidades de uso temporal de vehículos eléctricos en Europa

  • Se espera que para 2035 los coches eléctricos representarán todas las ventas de vehículos nuevos en el Viejo Continente
  • En España sólo un 4,8% de ellos son híbridos o eléctricos, frente al 45,7% gasolina y al 49,5% diésel
Virginia Mora
Bolsamania | 15 oct, 2017 12:00
ep recargaun coche electrico volkswagen e-golf
Recarga de un coche eléctricoVOLKSWAGEN

Servicios como car2go o emov se han consolidado rápidamente en Madrid, donde también ha llegado ya el alquiler de motos eléctricas, que está disponible desde hace tiempo en otras ciudades españolas como Barcelona. A ello hay que añadir los servicios de alquiler de bicis puestos en marcha por los ayuntamientos y también por algunas empresas, como ha ocurrido en Madrid, donde el ‘bicisharing’ privado acaba de echar a andar. Sin embargo, a España aún le queda un largo camino que recorrer si quiere convertirse en uno de los países más avanzados en movilidad sostenible.

En Madrid hay mucha menos disponibilidad para utilizar el transporte sostenible que en otras ciudades como París, Bruselas o Berlín

Así lo revela un estudio realizado por ShopAlike, que afirma que cada vez son más las ciudades europeas que apuestan por la movilidad sostenible con diversas iniciativas para recudir el número de coches y, con ello, la contaminación. Pero, pese a ello, España todavía debe implicarse más con la preservación del medio ambiente si quiere ponerse al nivel de otras grandes urbes del Viejo Continente.

Tomando como base la información sobre las empresas dedicadas al uso de coches, motos y bicis compartidas (conocido como ‘carsharing’, ‘motosharing’ y ‘bicisharing’), este estudio hace una comparativa sobre el número de vehículos disponibles por cada 10.000 habitantes y el precio medio por una hora de uso. A las ciudades españolas les cuesta colarse en el ‘top ten’, de hecho, sólo Madrid lo hace en la categoría de las motos.

“París es, sin lugar a dudas, la ciudad con más posibilidades de uso temporal de vehículos de la Unión Europea. Tiene el mayor número de medios de transporte por cada 10.000 habitantes y al mejor precio”, afirma el estudio. Bruselas, Berlín, Varsovia, Viena y Ámsterdam son las siguientes mejores en los tres tipos de transporte, y para encontrarse con Madrid hay que bajar hasta el puesto número 11. Por delante de la capital española están Copenhague, Dublín, Lisboa y Roma.

En Madrid hay mucha menos disponibilidad para utilizar el transporte sostenible que en París. Por ejemplo, en la capital francesa hay 105 bicicletas disponibles frente a las 6 que hay en Madrid por cada 10.000 habitantes, y el precio también difiere: 1 euro de media por hora de uso en París frente a los 2 euros de Madrid. Lo mismo ocurre si hablamos de coches (París tiene una media de 19 a un precio de 6,09 euros, y Madrid 2 a 14,55 euros) o motos (la ciudad francesa pone a disposición de los parisinos 4 a 16,80 euros frente a una única moto por cada 10.000 habitantes que hay en Madrid a un precio medio de 11,30 euros por hora).

EL USO DEL COCHE ELÉCTRICO

España tiene mucho por recorrer aún, en comparación con el resto de países europeos, aunque también es cierto que, en general, toda Europa debe apostar más firmemente por los vehículos ‘recargables’. Según la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles, sólo los vehículos eléctricos garantizan la movilidad sostenible, y serán los únicos capaces de satisfacer las “demandas medioambientales del futuro”. Esta organización estima que lo más realista, teniendo en cuenta el crecimiento actual del sector, es que la cuota de mercado de los vehículos eléctricos esté entre el 2% y el 8% para el periodo desde 2020 a 2025.

La penetración del vehículo eléctrico ya se deja sentir con fuerza en Europa: en 2015 se vendieron 150.000 coches híbridos y eléctricos

“Todo dependerá de la rapidez con que se puedan abordar algunos de los desafíos inmediatos, como la instalación de infraestructuras de carga y el apoyo a proveedores”, dice esta asociación. También afirma que si todos estos obstáculos se superan con facilidad, no sería de extrañar que hubiese una mayor aceptación entre los consumidores, de forma que se pueda acelerar la adopción de los vehículos eléctricos en vez de los de gasolina o diésel.

Sin embargo, otros ofrecen perspectivas mucho más optimistas. El banco holandés ING, en un informe del pasado mes de julio, aseguraba que en dos décadas los coches eléctricos serán la norma, y no la excepción, en el parque automovilístico europeo. Afirmaba que los avances que se están produciendo y el mayor apoyo gubernamental impulsarán la venta de coches eléctricos. Hasta el punto de que entre 2017 y 2024 los coches eléctricos “se convertirán en la primera opción para los conductores en Europa”, y para 2035 representarán todas las ventas de vehículos nuevos en el Viejo Continente.

Teoría que se refuerza en los datos actuales. La penetración del vehículo eléctrico ya se está dejando sentir con fuerza en Europa. Tras los últimos avances que se han producido, propiciando la aparición de nuevos modelos con una mayor autonomía, las ventas se han disparado. Según la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA por sus siglas en inglés) en 2015, último año del que hay datos disponibles, se vendieron en el Viejo Continente 150.000 coches híbridos y eléctricos (frente a los 49.000 de 2013), y seis países aglutinaron casi el 90% de las ventas: Holanda, Reino Unido, Alemania, Francia, Suecia y Dinamarca.

COCHES ‘VERDES’ EN CASA

España no aparece entre los líderes europeos de venta de coches eléctricos. De momento. El parque privado de vehículos híbridos o eléctricos sigue siendo muy pequeño en comparación con el de coches de gasolina o diésel, y aunque la cifra de los que optan por el ‘verde’ en casa va en aumento, los expertos señalan que nuestro país aún está lejos del nivel de penetración de estos vehículos en el resto de Europa.

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), con motivo de la publicación de los datos de matriculación de vehículos de los nueve primeros meses del año, ha destacado que detrás del “notable impulso” de las matriculaciones de coches híbridos y eléctricos está el estímulo del Plan MOVEA aprobado por el Gobierno, cuyos fondos se han agotado en muy poco tiempo.

En concreto, entre enero y septiembre los eléctricos registraron 5.342 matriculaciones, un 62,7% más que en el mismo periodo del año anterior. Además, en ese periodo se matricularon 40.644 vehículos híbridos, un 85,8% más. No obstante, estas cifras aún suponen una mínima parte del total de vehículos matriculados, que en este periodo han alcanzado las 933.142 unidades.

Sólo un 4,8% de ellos son híbridos o eléctricos, frente al 45,7% gasolina y al 49,5% diésel. Los datos van mejorando poco a poco, y ya se va apreciando el cambio de mentalidad, dado que la cifra de años anteriores era mucho más baja. Así, pese a que aún quedan por delante tres meses para acabar 2017, la cifra de matriculaciones de vehículos ‘verdes’ ha crecido considerablemente respecto a la de 2016 (3%), 2015 (2%) y 2014 (1,6%), los últimos años de los que hay datos disponibles.

Entre enero y septiembre los eléctricos registraron 5.342 matriculaciones, un 62,7% más que en el mismo periodo del año anterior

Anfac señala que a España “le queda camino por recorrer” hasta alcanzar tasas de vehículos alternativos más altas, como ocurre en otros países europeos, pero lo cierto es que poco a poco se van incrementando. También insiste en la necesidad de poner en marcha nuevos “planes de estímulo mantenidos en el tiempo que ayuden a impulsar el mercado de vehículos alternativos”.

Y aunque a algunos el ritmo de crecimiento de esta tendencia pueda parecerles lento, el Gobierno de Mariano Rajoy considera que es más que aceptable. De hecho, a principios de octubre el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, reconocía que el futuro del sector automovilístico se dirige hacia el coche eléctrico y que las energías renovables primarán ante los combustibles tradicionales, como el diésel o la gasolina, pero apeló a la tranquilidad y a no ir “demasiado deprisa” en esta transición y a no exigir al sector de la automoción avances “más rápidos que la tecnología” porque puede producirse un “despilfarro” ante “expectativas poco sólidas”.

“Está muy bien establecer prohibiciones al motor de explosión, pero todavía nos queda muchísimo para tener baterías que nos den los que nos tienen que dar”, dijo el ministro en un evento en Madrid, en el que señaló que “están sucediendo muchos avances, pero no al ritmo al que a muchos le gustaría”. El Gobierno tiene que decidir cómo va a repartir los fondos previstos para el nuevo plan de incentivo a la compra de vehículos (Plan Pive) que se va a poner en marcha. Un total de 50 millones de euros que la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) propone dividir de forma que la mitad vaya destinada a un Plan Pive tradicional y el otro 50% al fomento de vehículos alternativos y un plan de infraestructuras.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión