De temporal a permanente

Jesús Sánchez-Quiñones, director general de Renta 4 Banco

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 21 sep, 2019 10:01
cbbce1 short1

Cuando medidas inicialmente coyunturales y transitorias se usan durante un largo periodo de tiempo de forma ininterrumpida, crean adicción, se convierten en permanentes y pierden su eficacia. Lo mismo que los médicos recomiendan no abusar del consumo de antibióticos porque acaban perdiendo sus efectos beneficiosos, la actual política monetaria se ha convertido en permanente, siendo su eficacia cada vez menor.

Una de las medidas adoptadas por el BCE en su reunión de la semana pasada que ha pasado bastante desapercibida en los análisis, es la aplicación de un nuevo programa de compra de bonos (QE: Quantitative Easing) de 20.000 millones de euros al mes de forma indefinida. La gran diferencia respecto a todos los programas anteriores es que el nuevo programa de compras no tiene fecha de finalización. En todos los programas precedentes, existía un límite temporal de vigencia del plan. Al vencimiento del mismo, el Consejo de Gobierno del BCE debía aprobar explícitamente una extensión del mismo. De no aprobarse de nuevo, el plan de compras dejaba de aplicarse.

Dada la división existente dentro del órgano decisor de la política monetaria del BCE, tiene mucha relevancia que ahora para poner fin a las compras mensuales de bonos de 20.000 millones sea necesario contar con una mayoría del consejo. La oposición de los representantes de Alemania, Holanda, Austria, Finlandia o Estonia, pese a su indudable peso político, no es suficiente para frenar la perpetuación de las compras de bonos.

Aun así, no tardarán en producirse tensiones dentro del BCE por la necesidad de modificar las normas actuales de compras de bonos establecidas por el propio BCE para seguir aplicando el programa de compras.

La compra de bonos de cada país se realizará de forma proporcional a la participación de cada país en la Clave de Capital del BCE (participación en el "capital" del BCE). Así, se comprarán el 18% en bonos alemanes, mientras que sólo se comprará un 8,3% en bonos españoles. (Leer más)