DIA dispara sus pérdidas a 418,7 millones por el "importante descenso de ventas"

El decrecimiento de las ventas comparables fue del 7,8%

Nieves Amigo
Bolsamania | 16 sep, 2019 08:14 - Actualizado: 13:58
ep economia- minoritariosdia creenla opafridman esta lejossus objetivosesperaacuerdola banca
DIA.Marta Fernández Jara - Europa Press

Dia

0,450

17:38 18/10/19
-1,72%
-0,01

DIA ha anunciado una pérdida neta atribuible en el primer semestre de 2019 de 418,7 millones de euros frente a los 29,6 millones de euros de pérdidas registradas en el mismo periodo de 2018.

La compañía ha explicado que esto es consecuencia del fuerte impacto negativo en los resultados relacionado "con el importante descenso de las ventas y también por los efectos excepcionales registrados durante el periodo por las diferentes medidas adoptadas para establecer una base adecuada y dar un cambio de rumbo a largo plazo a la sociedad, lo que se traducirá en efectos positivos visibles sobre las ventas y la rentabilidad a medio y largo plazo. Asimismo, tras realizar un análisis detallado del riesgo y de la recuperabilidad, se han reconocido bajas contables, pérdidas y provisiones no consideradas anteriormente en relación a los riesgos asociados al negocio".

En el primer semestre, las ventas brutas bajo enseña cayeron un 18,3%, hasta los 4.250 millones de euros (un 6,9% menos excluyendo el efecto divisa y con un impacto cambiario del -11,4%). Por su parte, las ventas netas retrocedieron un 7%, hasta los 3.444,5 millones. El decrecimiento de las ventas comparables fue del 7,8% para el grupo, en comparación con -3,6% en el mismo periodo de 2018, "mostrando una tendencia negativa y un fuerte deterioro durante el periodo, debido a los niveles de falta de stock en nuestras tiendas y almacenes por la complejidad del entorno de negocio", ha explicado la propia compañía.

FACTORES QUE IMPACTAN NEGATIVAMENTE

DIA ha enumerado los factores que han impactado negativamente en este resultado del primer semestre:

1. El fuerte deterioro de las ventas ocasionado por los niveles extraordinarios de faltas de stock y la complejidad del entorno de negocio.

2. El proceso de cierre de tiendas con bajos resultados, que ha afectado a un total de 663 tiendas en el primer semestre (principalmente en España y Brasil), y que se ha traducido finalmente en: un descenso de las ventas, baja contable de activos relacionados, aumento del Opex por gastos relacionados con la transmisión de los contratos de arrendamiento y reconocimiento de provisiones por cuentas de dudoso cobro relacionadas con franquiciados. El impacto positivo de estos cierres (derivado de la eliminación de su contribución negativa) comenzará a partir del segundo semestre 2019.

3. Un fuerte proceso de reconversión de franquicias dirigido a mejorar la calidad de nuestra red de franquicias, que ha afectado a un total de 222 tiendas durante el primer semestre (principalmente en España y Brasil), lo que se ha traducido en un aumento de los gastos laborales y de Opex, así como en el reconocimiento de provisiones adicionales en cuentas a cobrar relacionadas.

4. Se ha llevado a cabo un proceso inicial de racionalización del surtido comercial, lo que ha derivado en una reducción significativa del número de referencias, en aras de conseguir una mayor simplificación, una mejora de la productividad y una mejor relación calidad-precio para los clientes. Esta iniciativa ha generado el reconocimiento de pérdidas significativas (especialmente en Brasil) relacionadas con la correspondiente liquidación de existencias (afectando al Coste de la mercancía vendida).

5. El impacto de algunas iniciativas de mejora logística, que han conllevado el cierre de almacenes para conseguir una mayor eficiencia, y que se ha traducido a corto plazo en un aumento de los costes logísticos, bajas contables adicionales de activos y provisiones por compromisos de pago de arrendamientos a propietarios.

6. La búsqueda de una menor complejidad y una mayor concentración en la actividad principal, que ha derivado en decisiones y medidas (por ejemplo, el cierre de las operaciones en Bahia y Mini Preço en Brasil o la interrupción de las actividades de comercio electrónico no alimentario en España a través de E-Shopping) que han aumentado los costes de reestructuración y el deterioro de activos.

Además, estas cuentas recogen una serie de partidas extraordinarias y excepcionales:

- El proceso de despido colectivo implantado en España junto con otras decisiones de reducción de plantilla adoptadas en otros países (principalmente Brasil) para mejorar la productividad de las tiendas, almacenes y sedes centrales, con el consiguiente impacto en los costes de reestructuración.

- El proceso de refinanciación de la deuda sindicada, que ha resultado "complejo" y se compone de varias fases, así como los trabajos de asesoramiento en relación con la ampliación de capital presentada por el anterior Consejo en la Junta General de la Sociedad (que incluye el asesoramiento financiero y corporativo, auditores, servicios de forensic, asesoramiento jurídico y consultoría de estrategia), que ha influido en los costes de reestructuración y en los resultados financieros.

- La recompra por parte de DIA del 50% de Finandia debido al cambio de control de la compañía, que desencadenó el reconocimiento de pérdidas que han afectado a los resultados financieros.

DIA se refiere también, entre los factores que penalizan estas cuentas, al reconocimiento de devengos adicionales relacionados con ciertos riesgos y pasivos legales y fiscales identificados que había que provisionar, así como bajas contables y otros conceptos.

Con todo, el EBITDA ajustado cae un 83,9%, hasta los 33,2 millones desde los 205,9 millones. DIA explica que ha habido impactos excepcionales incluidos en éste que asciende a 88,8 millones de euros y que se concentran principalmente en Brasil (64,5) y España (18,3). Los mayores impactos en el EBIDA ajustado hacen referencia a las medidas de liquidación de existencias y a la baja de cuentas de cobrar.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión