un smartphone avec le logo meta

'Aviso para navegantes'. Los buenos resultados de Meta no han servido para impulsar al valor en Wall Street (-12%). Y es que la 'feroz' competencia en el sector tecnológico por liderar la carrera de la inteligencia artificial (IA) devora al que se despite y cualquier señal de debilidad o incertidumbre despierta el temor entre los inversores. En el caso de la matriz de Instagram o Whatsapp su 'guidance' para el segundo trimestre ha hecho saltar todas las alarmas.

  • 468,840$
  • -0,65%

"Los resultados de Meta deberían servir de dura advertencia para las empresas que presenten informes esta temporada de resultados. Aunque la empresa superó las estimaciones en todas las métricas de ingresos y gastos, no importó tanto como la rebaja de las expectativas de ingresos para el segundo trimestre. Lo que demuestra que los inversores miran actualmente al futuro próximo con gran desconfianza", valora Thomas Monteiro, analista sénior de Investing.

Meta, a pesar de que disparó su beneficio neto un 117%, y elevó sus ingresos un 27%, dio a conocer que espera obtener una facturación de entre 36.500 y 39.000 millones de dólares, por debajo de lo estimado, y revisó al alza su estimación de costes anual hasta 96.000 - 99.000 millones de dólares.

"El mercado teme que los costes asociados a la inteligencia artificial acaben siendo más elevados de lo estimado inicialmente mientras su monetización tardará aún en llegar. De hecho, Meta no ofrece guías más allá de 2024, pero deja entrever que los recursos que tendrá que destinar a este desarrollo seguirán siendo elevados el próximo año", analizan desde Bankinter.

Por ello, y aunque Mark Zuckerberg, consejero delegado de la compañía, defendió "su agresiva estrategia de gasto" y mostró confianza plena en que la gran apuesta del grupo por la IA generará enormes dividendos en el futuro, "la reacción en los precios de las acciones de Meta sugiere que los inversores no están de acuerdo con la visión del grupo", indica James Harte, de TickMill Group.

"El principal punto de fricción para los inversores parece ser el gran aumento del gasto de capital en inteligencia artificial. Se han vuelto a despertar preocupaciones anteriores sobre la falta de disciplina de Mark Zuckerburg, deshaciendo parte del arduo trabajo que la compañía ha realizado para convencer al mercado de que tiene un control estricto sobre el presupuesto", subraya Russ Mould, director de inversiones de AJ Bell.

En 2023, Meta prometió un 'año de eficiencia' al recortar su fuerza laboral e incluso anunció el primer dividendo de su historia en febrero a medida que la publicidad se recuperaba en sus plataformas de redes sociales.

"Al menos la IA se comprende mejor y es más tangible, pero todavía hay que confiar mucho en que Meta está invirtiendo en las áreas correctas y cuando se trata de Zuckerburg parece que la confianza simplemente no está ahí", añade Mould.

Los inversores también muestra su preocupación por el crecimiento de DAU, lo que Meta denomina "personas activas diariamente en familia". En medio de unos ingresos previstos más bajos y unos costes operativos más elevados, "que fatalmente se traducirán en un menor gasto en adquisición de usuarios, el crecimiento en esta área podría muy bien alcanzar cifras negativas el próximo trimestre", afirma Monteiro.

En este contexto, los inversores están valorando unos márgenes más estrechos para la empresa de Zuckerberg de lo que se esperaba, lo que significa menos ventajas competitivas, especialmente en el campo de la innovación, tanto en RV como en IA.

Con todo, "los inversores no deben dejarse llevar por el pánico. Meta sigue teniendo varios motores de crecimiento que probablemente produzcan un repunte a lo largo del año a medida que la empresa implemente estrategias de monetización menos dependientes de la publicidad. Tanto WhatsApp como el Metaverso son prometedores en ese ámbito y podrían ser los motores de la próxima subida de la empresa", concluye Monteiro.

Noticias relacionadas

contador