"Parece razonable un proceso de consolidación más prolongado en los próximos meses"

Moderados descensos en la apertura de las bolsas europeas

  • Los datos chinos no muestran una ralentización económica preocupante...por ahora
  • La tendencia a la baja en las rentabilidades de los bonos se está desacelerando
  • Los inversores muy atentos a la reunión de la Fed de la próxima semana
CapitalBolsa
Capitalbolsa | 14 jun, 2019 17:41
brokerpreocupado2 portada

“Nada nuevo bajo el sol de los mercados”, nos comentaba un operador hace unos minutos. Y tiene razón. Los mismos factores que han condicionado las bolsas, el mercado de bonos y el de divisas las últimas semanas, son los que han centrado hoy la atención de los inversores: Guerra comercial, miedo a una ralentización económica mundial, datos macro, evolución del petróleo tras las tensiones geopolíticas en Oriente Medio, incertidumbre sobre el Brexit...

Empezábamos la semana con los inversores pendientes de los datos macroeconómicos en China, especialmente la producción industrial y las ventas minoristas de mayo. Respecto a la producción industrial la subida fue del 5,0% interanual frente un 5,4% esperado. En cuanto a las ventas minoristas el incremento fue del 8,6% frente un 8,1% de subida interanual esperado. Datos mixtos que no tuvieron excesivo impacto en los mercados, y eso que como decía un analista esta mañana “el viejo dicho de si EE.UU. Estornuda, el mundo entero se resfría, también se puede aplicar ahora a China”.

El viejo dicho de si EE.UU. Estornuda, el mundo entero se resfría, también se puede aplicar ahora a China.

Las bolsas europeas abrían con moderados descensos de tres décimas porcentuales, y un escaso volumen de negociación. También más tranquilo cotizaba el petróleo, con descensos a 61$ para el brent desde los 62$ de ayer, tras el ataque sufrido por dos buques petroleros ayer en el estrecho de Omán, y que EEUU cree que han sido provocados por Irán.

Tras la primera hora de negociación, con las bolsas europeas perdiendo un 0,30%, conocíamos el adato de ventas industriales en Italia que arrojaba unas pérdidas del 1,0% frente una subida esperada del 0,9% Los nuevos pedidos industriales caían un 2,4% frente una subida del 2,4% esperada. Son ya varios los datos preocupantes en Italia. Su economía se está ralentizando con fuerza, y las medidas populistas de su gobierno no ayudan precisamente a mejorar la percepción de los mercados sobre la misma. Atentos, porque será un motivo que moverá mercado en la segunda mitad del año.

Más suben Ibex 35
ACCIONA 104,40€ 0,70 0,68%
Iberdrola 8,95€ 0,05 0,54%
Ferrovial 22,15€ 0,10 0,45%
INMOB COLONIAL 10,18€ 0,03 0,30%
ENAGAS 25,11€ 0,05 0,20%
Más bajan Ibex 35
ENCE ENERGIA 3,78€ -0,13 -3,38%
INDRA SISTEMAS ... 9,70€ -0,32 -3,15%
ARCELORMITTAL 14,52€ -0,40 -2,68%
ACERINOX 8,53€ -0,20 -2,27%
CIE AUTOMOTIVE 23,54€ -0,52 -2,16%

Un hecho destacado que ocurría esta mañana era la caída del interés del bono a 10 años español por debajo del 0,50% por primera vez en su historia. Esta es una clara muestra de la percepción de los inversores de que el BCE adoptará una política más acomodaticia si fuera necesario. La caída en las rentabilidades de la renta fija apoya las caídas de la renta variable, aunque como venimos advirtiendo en las últimas semanas ambos mercados mandan señales diferentes.

A media sesión las caídas se incrementaban en Europa: El Eurostoxx 50 descendía un 0,68%, mientras que el Ibex 35 perdía un 0,65%. Los futuros de Wall Street apuntaban una apertura bajista del mercado de valores americano tal y como se produjo.

A las 14:30 conocíamos las ventas minoristas de EE.UU. en mayo, que subían un 0,5% frente el 0,7% esperado. Las ventas minoristas de control subían un 0,5% frente un 0,4% esperado. Datos mixtos que no tuvieron impacto en el mercado.

Algo más tarde se publicaban los inventarios mayoristas en abril de EE.UU. Que crecían un 0,5% en línea con lo estimado. Tampoco tuvieron impacto en los mercados de valores estadounidenses ni europeos, que seguían con sus moderados descensos.

Para finalizar traemos a este cierre de mercado la opinión de Nicolás López de M&G, que resume bien el escenario en el que nos vemos actualmente:

La situación se mantiene más o menos estable desde nuestro anterior informe. La fuerte subida desde principios de año ha dejado paso a una consolidación de corto plazo con un retroceso de los índices más bien modesto. Lo más importante de estas semanas se está produciendo en el mercado de bonos donde la tendencia a la baja de las rentabilidades que se inició a finales de 2018 se ha acelerado recientemente. La caída de la inflación y el temor a una desaceleración global explicarían este comportamiento de los bonos que ha exacerbado las tendencias divergentes entre los sectores cíclicos (a la baja) y los defensivos o de crecimiento que se mantienen relativamente fuertes.

A corto plazo los mercados están pendientes de dos factores que pueden tener un impacto importante. Por un lado hay ciertas expectativas de que la semana que viene la Fed pueda decidir rebajar los tipos de interés. Aunque no se aprecian de momento signos de desaceleración, el comportamiento de los mercados de bonos con unas curvas de tipos fuertemente invertidas supone una gran presión para la Fed. El mensaje de los mercados sería que con el nivel de tipos actuales hay un riesgo elevado de desaceleración de la economía y de que la inflación se sitúe por debajo del objetivo a medio plazo. Unas rebajas de tipos podrían eliminar esos temores y favorecer una vuelta a unas expectativas de crecimiento e inflación más normales.

Por otro lado, la reunión del G-20 a fin de mes se supone decisiva para que el presidente norteamericano tome una decisión definitiva sobre la imposición o no de nuevos aranceles. Las expectativas más bien favorables en ambas cuestiones pueden mantener un tono positivo en el mercado en los próximos días, pero seguimos viendo probable que el mercado necesite un tiempo de consolidación antes de una eventual superación de la zona de máximos.

En el caso de los índices europeos, además, la superación de los máximos de 2018 tendría fuertes implicaciones alcistas para el largo plazo. Dadas las grandes incertidumbres que todavía se mantienen parece razonable que esa eventual ruptura alcista necesite de un tiempo de preparación en forma de un proceso de consolidación más prolongado en los próximos meses.