¿Qué mira tu banco cuando le pides un crédito?

billetes euros dinero bc

A la hora de solicitar un crédito en el banco, debemos tener en cuenta diferentes cuestiones que nos ayudarán a adoptar las decisiones más beneficiosas para nuestras finanzas. Por este motivo, aspectos como las tasas de interés o el período de devolución del dinero no pueden ser dejados de lado.

Asimismo, también se debe tener en cuenta que la aprobación de un crédito no siempre es un proceso excesivamente rápido, por lo que si necesitas dinero urgente tendrás que recorrer a otros mecanismos, muchos de ellos online, para obtener liquidez.

Qué tiene en cuenta tu banco para concederte un crédito

Si optas por la forma más tradicional de conseguir liquidez, tendrás que evaluar que cuestiones tiene en cuenta tu banco cuando le pides un crédito. Una de ellas será tu estabilidad laboral y, por ende, también tus ingresos, es decir, tu nómina. En este sentido, tendrás muchas más posibilidades de obtener un crédito si gozas de un contrato indefinido o si, por ejemplo, eres funcionario público.

De la misma forma, antes de conceder un préstamo, los bancos también suelen analizar tu historial crediticio, principalmente tu puntualidad en relación a los pagos y a la ausencia de deudas. Así, a la hora de aprobar un nuevo crédito, los bancos comprueban que tu nombre no se encuentre en ninguna de las listas de morosos existentes hoy en día.

Otra de las cuestiones contempladas por los bancos antes de conceder un crédito son tus extractos bancarios. De este modo, estudiando tus pautas de consumo, la banca consigue saber si eres una persona cumplidora o si, por el contrario, tu nivel de gasto es demasiado arriesgado como para otorgarte un préstamo.

En relación con lo anterior, los bancos también evalúan tanto tu capacidad de ahorro como tu nivel de endeudamiento. Por esta razón, el hecho de que tus cuentas corrientes gocen de buena salud o de que tu patrimonio no esté vinculado a ninguna deuda te harán sumar puntos a la hora de conseguir un crédito bancario. En cuanto a los adeudos, debes saber que los bancos solo considerarán tu solicitud de dinero si tu nivel de endeudamiento no supera entre el 35% y el 40% del total de tus ingresos.

Además, los bancos también tienen en cuenta otras variables para la concesión de créditos, como por ejemplo la edad de las personas demandantes. En este sentido, la edad determinará algunos aspectos como la tasa de interés, el período de devolución o la cantidad de dinero prestada. Por este motivo, si tu edad es relativamente elevada, es muy probable que tu banco te solicite un aval, de manera que otra persona pueda asumir el pago de la deuda después de tu fallecimiento.

Si por lo general cumples la mayor parte de estas condiciones, lo más seguro es que no tengas ningún problema para conseguir un préstamo bancario. Si por el contrario tus características personales no se adaptan a lo requerido por los bancos, siempre podrás buscar otras alternativas o replantearte la cantidad de dinero que solicitas.

Algunos consejos para pedir un crédito

Antes de nada, debes tener muy claro cuál es la cantidad exacta de dinero que necesitas, ya que cuando tengas que devolver el dinero prestado, tendrás que entregar una suma a mayores en relación a la devolución de los intereses. Por consiguiente, la suma final a devolver será siempre mayor que la cantidad solicitada.

Igualmente, para no tomar malas decisiones económicas, es importante informarse acerca de las condiciones ofertadas por los diferentes bancos, de manera que puedas escoger el crédito que mejor se ajuste tanto a tu situación personal como a tus necesidades. En consecuencia, también puede ser de interés contar con la ayuda de algún especialista en el campo de las finanzas.

Asimismo, antes de aceptar ningún crédito, debes fijarte especialmente en el tipo de interés ofertado. Además, deberás valorar si te beneficia más aceptar un crédito con un tipo de interés fijo o variable.

De la misma forma, antes de firmar ningún documento, debes leer el contrato con detenimiento, atendiendo a lo que popularmente se llama la 'letra pequeña'. Esto se debe a que es muy importante tener claras todas las condiciones recogidas en el contrato, antes de aceptar un crédito.

De igual modo, también deberás atender a la comisión de apertura propuesta, que en algunos casos podrá llegar a encarecer la cantidad de dinero a devolver. Para analizar de manera completa el coste total del crédito que solicitamos, la Tasa Anual Equivalente (TAE) puede ser un buen mecanismo.

Además, deberás atender también a la cuota mensual asignada. En ese sentido, para evitar incurrir en impagos, será mejor pagar durante más tiempo pero de manera más relajada.

Aunque pedir un crédito pueda parecernos literalmente una odisea, lo aconsejable es tomárselo con calma, documentarse y tomar las decisiones de forma meditada y tranquila. Si lo haces de este modo, no tendrás demasiados inconvenientes y podrás devolver el dinero solicitado cómodamente.