ep presidentedistrito castellana norte dcn antonio bejar
El presidente de Distrito Castellana Norte (DCN), Antonio BéjarAYUNTAMIENTO DE MADRID - Archivo
2,48€
  • 0,06€
  • 2,27%

BBVA ha despedido a Antonio Béjar, quien fuera presidente de Distrito Castellana Norte (DCN), la empresa encargada de ejecutar la Operación Chamartín. En el marco de la causa penal que investiga la relación entre el banco y el excomisario de Policía José Manuel Villarejo, fue la propia entidad la que cesó a Béjar, justo después de que la Fiscalía pidiera para él libertad bajo fianza de medio millón de euros. Tres días después, sin embargo, esta solicitud fue retirada, pero Béjar ya estaba fuera de la presidencia de DCN y debía reincorporarse al puesto que dejó en BBVA para asumir ese cargo. Ahora ha sido despedido, según confirman fuentes oficiales del banco.

Este acontecimiento, que adelanta este martes La Información, no estaría relacionado con la disposición de Béjar a colaborar con la Justicia, sino más bien con los resultados de la auditoría forensic que el banco encargó hace meses a PwC, Uría Menéndez y Garrigues, según informan fuentes conocedoras del proceso judicial.

El banco confirmó hace más de un mes que las líneas de investigación originales de esta auditoría habían terminado y los "hallazgos relevantes" de la misma habían sido remitidos al juez.

Un representante de la entidad deberá declarar ante el magistrado el próximo 10 de octubre, después de que su declaración, inicialmente fijada para este mismo martes, fuera pospuesta por la imposibilidad del propio juez de asistir a la misma.

Lo hará como investigado después de que la Fiscalía pidiera su imputación por los delitos de cohecho, revelación de secretos y corrupción. Los fiscales concluyeron también que algunos directivos del banco cobraron "dádivas" por parte de Villarejo para mediar en su contratación.

Béjar es el único de los imputados en la novena pieza del caso Villarejo, en la que se investiga a BBVA, que ha declarado ante el juez. Fue citado por primera vez el 4 de julio y en ese momento reconoció ante el magistrado Manuel García Castellón que trabajó con Grupo Cenyt, la empresa de Villarejo, para localizar créditos morosos, pero que no conocía al excomisario.

Más tarde, después de que El País publicara que en DCN se destruyeron el pasado mes de junio varios discos duros presuntamente relacionados con Villarejo, el juez llamó de nuevo a Béjar a declarar y lo hizo los días 27 (viernes) y 29 de julio (lunes). Tras el primero de ellos, la Fiscalía pidió su libertad bajo fianza de medio millón de euros y BBVA decidió destituirle de la presidencia de DCN. El lunes siguiente, sin embargo, los fiscales retiraron esta petición y Béjar manifestó su voluntad de colaborar con la Justicia.

Noticias relacionadas

contador