Se acerca un nuevo Flash Crash...de hecho ya debería haberse producido

Nouriel Roubini

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 14 may, 2019 13:44 - Actualizado: 08:42
flashcrashcb2

Poco se ha hablado del aniversario del crash flash del mercado americano del pasado 6 de mayo de 2010, en el que el Dow Jones de Industriales cayó un 9% en poco más de 30 minutos. Un informe de la Comisión de Operativa en Futuros de EE.UU. la describió posteriormente como una de las jornadas más turbulentas de la historia.

Como decía, no se ha hablado mucho en mercado de ese día, y a juicio del gurú financiero Mark Hulbert, "es una pena porque se pueden aprender varias lecciones valiosas y cruciales de ese hecho". Veamos cuáles a juicio de Hulbert:

"La más importante de esas lecciones es que los crash de mercados, aunque raros, son inevitables. Aquellos de nosotros que no somos consciente de ello nos sorprendemos cada vez que el mercado sufre uno de estos episodios. No caiga en esa trampa. Tanto los asesores financieros como los inversores deben tener en cuenta este hecho antes de invertir para hacer una correcta evaluación del riesgo de sus carteras.

Xavier Gabaix, profesor de economía de la Universidad de Harvard, realizó un extenso e interesante análisis histórico de los mercados bursátiles mundiales, y determinó, por ejemplo, que una caída del 9% en un día ocurre cada 9 años y medio en promedio.

Tenga en cuenta que este es un promedio calculado durante largos períodos. Por lo tanto, es totalmente posible que Wall Street pueda pasar décadas sin experimentar una caída de esa magnitud, o sufrir dos de ellas en una década. Entonces, si bien no podemos usar la investigación de Gabaix para predecir cuándo ocurrirá otro Flash Crash, es difícil no darse cuenta de que han pasado nueve años desde el último.

El hallazgo de Gabaix será un shock para aquellos que se han reconfortado con la creencia de que los reguladores gubernamentales han descubierto la causa del Flash Crash y han establecido salvaguardas para prevenir otra. La investigación de Gabaix sugiere que esta creencia representa un triunfo de la esperanza sobre la experiencia.

Explica que los crash financieros son inevitables porque habrá ocasiones en que los inversionistas más grandes del mercado, más o menos al unísono, querrán salir de las acciones. Y dado que los mercados están interconectados globalmente y siempre abiertos, los gobiernos a menudo son impotentes para impedir que esos grandes inversores vendan.

Si a esos inversores se les impide ejecutar sus órdenes de venta en la Bolsa de Valores de Nueva York, por ejemplo, pueden ir fácilmente al extranjero, donde también cotizan muchas de las acciones con mayor capitalización. O pueden vender futuros sobre índices bursátiles en Globex, la plataforma de comercio electrónico global. O pueden recurrir a las llamadas piscinas oscuras, intercambios privados que operan sin ninguna transparencia.

La implicación para la inversión del trabajo de Gabaix: los inversores deben crear carteras con el conocimiento de que ocasionalmente se producirán bloqueos en los mercados. Si ahora es intolerable a un crash, entonces necesita ajustar su cartera en consecuencia.