¿Invertir? Las tasas de interés permanentemente bajas conducen a una zombificación de la economía

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 19 ago, 2019 10:36 - Actualizado: 10:36

Las tasas de interés permanentemente bajas conducen a una zombificación de la economía y, por lo tanto, a una tasa de productividad más baja. (Cartas a través de Fathom Consulting)" Y hay más añadidos a un fenómeno que comenzó a ser alarmante a finales del primer trimestre. Las precauciones se extreman.

Desde hace años, las empresas juegan con una ventaja endiablada, las políticas de las autoridades monetarias están de su lado facilitando dinero fácil y barato, con tipos en mínimos que han ocasionado una prolongada situación de represión financiera, han anulado la retribución al ahorro, que además ha forzado a muchos a comprar activos para remunerar su dinero. Entre esos activos se encuentra la deuda corporativa. Pero la calidad de esa deuda es baja y además decreciente, el número de empresas zombi ha saltado a máximos y bancos e intermediarios financieros van adoptando medidas de control, como JP Morgan que, entre otros grandes intermediarios financieros de EE UU ya decidieron a principio de este año protegerse de pérdidas ante un giro esperado en el ciclo de crédito y centrar su actividad sólo en crédito de mayor calidad.

Holger Zschaepitz‏ @Schuldensuehner

Un nivel récord del 48 % de los inversionistas de FMS dicen que las empresas están excesivamente atascadas; tenga en cuenta que el número de empresas zombi de la OCDE (aquellas empresas con una relación de cobertura de intereses inferior a 1 está en nuevos máximos post-GFC con 548.

El consumidor está ahogado en deudas y gastos financieros y el consumo aporta dos tercios a la formación del PIB.

La deuda corporativa de EE UU ha crecido desde los $6 billones -trillion- en 2008 hasta los $9.6 trillion actuales.

La deuda de las empresas EE UU se encuentra en niveles máximos, de particular consideración su relación con el PIB, también en máximos. Por contra, los defaults corporativos siguen en zona de mínimos gracias a las facilidades que, hasta la fecha, aún encuentran para cerrar operaciones de refinanciación de sus deudas.

Las políticas monetarias reflación de activos presionan al alza las cotizaciones, estimulando a su vez la confianza de los inversores y las posibilidades que otorgan a las empresas para continuar solventes y atendiendo el servicio de sus deudas. Esta falsa confianza unida a la represión financiera les induce a comprar riesgo, muchas veces sin saber reconocerlo apropiadamente.

Así lo atestiguan algunos testigos cuya respuesta desde el cambio de la FED el mes pasado a tono dovish, ha aumentado la demanda de deuda y subido los precios, cayendo su rentabilidad. El volumen de deuda que ofrece rentabilidad negativa se ha disparado en las últimas semanas

La situación parece controlada y aparentemente sostenible, sin embargo, las deudas continúan creciendo, los bancos centrales apoyando la fiesta y el entramado de deuda corporativa presenta unos niveles de calidad y deterioro cada día más peligrosos. Las calificaciones de deuda de empresas USA con grado de inversión han caído hasta el peor registro nunca antes conocido. El 50% de ellas tiene un rating BBB o menor.

twitter.com/moisesssromero @MoisesssRomero

Moisés Romero

Lacartadelabolsa