ep imagen del logo del banco santander en la ciudad grupo santander comunidad de madrid
Imagen del logo del Banco Santander en la Ciudad Grupo Santander (Comunidad de Madrid).Ricardo Rubio - Europa Press - Archivo
3,56€
  • -0,02€
  • -0,66%

Santander ha decidido sacrificar otro de sus productos del Mundo 123. La entidad dejará de ofrecer las actuales condiciones de la Cuenta 132 Smart, la dirigida a jóvenes menores de 31 años, desde 2020. A partir de ese momento, la cuenta no tendrá la actual comisión de mantenimiento (2 euros al mes), pero tampoco bonificará los pagos con tarjeta, online y a través del móvil que remuneraba hasta el momento con el 1%, el 2% y el 3%, respectivamente. Los tipos bajos están detrás de este movimiento, que también se ha llevado por delante la famosa Cuenta 123.

La política acomodaticia del Banco Central Europeo (BCE) está obligando a los bancos a modificar sus políticas comerciales. Las entidades ya están liquidando un histórico producto, como es el depósito, y rebajando las buenas condiciones de remuneración que ofrecían en algunas cuentas (con la excepción de Bankinter, que no tiene planes de renunciar a su Cuenta Nómina, que bonifica saldos de hasta 5.000 euros con un 5% durante un año y un 2% el siguiente).

El caso de Santander ha sido especialmente llamativo. Tras renunciar a la Cuenta 123, el banco decide ahora retirar las condiciones más atractivas de su Cuenta 123 Smart, la dirigida a los jóvenes.

El producto nació hace un par de años y medio y ha mantenido sus condiciones desde el lanzamiento. La cuenta se ofrecía en dos versiones: una gratuita y una premium, que, a cambio de una comisión de mantenimiento de 2 euros al mes, devolvía el 1% del importe de las compras con tarjeta en comercios físicos, el 2% de las compras por internet y el 3% de los pagos realizados con el móvil, con una bonificación máxima de 10 euros al mes. Además, contratando esta última se obtenía una acción del banco en el momento de la firma y otra anualmente.

A partir del 3 de enero de 2020 estas condiciones dejarán de ofrecerse y solamente se podrá contratar la cuenta sin remuneración y sin comisión de mantenimiento, lo que no significa que el producto quede exento de comisiones. Hasta el momento, la Cuenta 123 Smart no cobraba comisiones por compra en moneda extranjera, descubierto ni gestión de posiciones deudoras y ahora estas serán del 3%, el 5% y 39 euros, respectivamente. Tampoco se entregarán acciones de Santander al titular de la cuenta.

La versión oficial del cierre de la cuenta es su fusión con el posicionamiento Santander Smartbank, que el banco lanzó hace casi un año y con el que ha captado 800.000 usuarios. Entre los productos que ofrece bajo este catálogo se encuentran préstamos para el pago de la fianza de una vivienda o avales para el alquiler que el cliente podrá contratar a cambio de un pago de entre 12 y 44 euros al mes.

EL FIN DE LA CUENTA 123

El fin de esta cuenta llega tras el de la Cuenta 123. El producto estrella de Santander se lanzó en España hace unos cuatro años con la oferta de bonificar un 3% saldos desde 3.000 hasta 15.000 euros, un 2% para saldos entre 2.000 y 3.000 euros y un 1% para saldos entre 1.000 y 2.000 euros.

Además, prometía devolver en efectivo entre el 1 y el 3% del importe de los recibos de gastos del hogar (agua, luz, teléfono) y seguros, gastos de educación (colegios, guarderías, universidades), ONG e impuestos locales y seguros sociales, con un máximo de 110 euros mensuales en devoluciones. En su lanzamiento, el objetivo de Santander era "aumentar el número de clientes vinculados" y, al menos, puede estar satisfecho de ello: los ha duplicado, hasta unos 2,5 millones.

Desde entonces, la cuenta ha cambiado mucho, pues el banco ha ido rebajando poco a poco, hasta alcanzar el suelo, el saldo que remuneraba en su famosa Cuenta 123. En los últimos meses, arrastrada por la política de tipos bajos, la entidad ha ido reduciendo ese importe hasta que hace dos semanas renunció definitivamente a ofrecer remuneración, aunque a cambio retiró las comisiones de la cuenta. Ahora el banco solamente ofrece la Cuenta Zero 123, una cuenta sin comisiones, salvo la de descubierto.

Así, la entidad está liquidando uno a uno todos los productos del Mundo 123, su gran apuesta de los últimos años. Tras la reconversión de la Cuenta 123 en Cuenta Zero y la retirada de la Cuenta Smart, solamente quedan dentro de ese catálogo la Cuenta 123 Profesional, dirigida a autónomos y pymes, y algunas tarjetas con la etiqueta 123.

Santander no está solo en esta batalla. Otras entidades, como ING, también se han visto obligadas a rebajar la remuneración de sus cuentas para aguantar el tipo en el actual escenario de política monetaria. En el caso de la filial del grupo bancario holandés, llegó a ofrecer en su famosa Cuenta Naranja remuneraciones de hasta el 5% que quedaron reducidas al 0,01% el año pasado. Y es que, como decía recientemente su consejero delegado en España, César González Bueno, a la banca no le queda otra que ser "ingeniosa": "Hay que adaptarse".

Noticias relacionadas

contador