dia supermercado market

DIA ha salvado por los pelos el concurso de acreedores. Después de negarse a dar sus resultados trimestrales y de la atropellada salida de toda su cúpula, los bancos que financian a la cadena de supermercados entraron en pánico y cortaron radicalmente todas sus líneas de crédito, incluida la financiación del circulante, lo que estuvo a punto de dejarla sin liquidez. La semana pasada recapacitaron y reabrieron el grifo a cambio de imponer a la empresa la vigilancia de PWC, según fuentes conocedoras de la situación.

Dia

  • 0,026€
  • -12,37%

"Si a una empresa como DIA le cortas todas las líneas, dura cinco minutos a pesar de que los supermercados generan mucha caja todos los días. Necesitan la financiación del circulante para abrir la persiana", explica una de estas fuente, que considera "lógica" la reacción de los bancos ante las enormes incertidumbres que habían generado los últimos acontecimientos. Habría sido una quiebra parecida a la del Banco Popular, por falta de liquidez.

Pero las entidades se dieron cuenta de que habían sobrerreaccionado y de que ellas mismas iban a 'matar' a la empresa. Y a ninguna le convenía llevar a DIA a concurso: "Tienes que medir si quieres recuperar algo de tus créditos o no. Si le niegas el circulante, va a concurso, y entonces tienes que provisionarlo todo y puede sentarte a esperar a ver si recuperas algo", según otra de las fuentes.

Así que los acreedores de la cadena reabrieron el grifo por la cuenta que les traía. Pero con una condición: "Poner a alguien sentado encima de la caja para que impida salidas e intente maniobrar para buscar una solución", según las fuentes. Ese alguien es la consultora PwC, como informó El Confidencial la semana pasada. Un portavoz de DIA declinó hacer comentarios sobre esta información.

LOS PRINCIPALES BANCOS, PILLADOS

El principal acreedor de DIA es el Santander, y también tienen créditos con la compañía los españoles BBVA, CaixaBank y Bankia, así como los extranjeros Société Générale, BNP Paribas, Bank of Tokyo-Mitsubishi, Barclays, Deutsche Bank y JP Morgan. Otras entidades como Sabadell y Crédit Agricole vendieron su exposición con descuento y se olvidaron de los problemas actuales.

A raíz de esta salvación y de la contratación de PwC, se han iniciado conversaciones para tratar de refinanciar créditos a medio y largo plazo por unos 900 millones, según Expansión, aunque de momento no se ha alcanzado ningún acuerdo. De forma simultánea, está intentando vender las tiendas Clarel y Max Descuento, pero tampoco ha cerrado ningún acuerdo.

UNA PELÍCULA DE TERROR

La mala evolución del negocio y el hundimiento de la acción en bolsa han llevado a la desesperada situación actual de DIA, que se agaravó con el 'profit warning' (rebaja de la previsión de beneficio) y la suspensión del dividendo anunciados el 15 de ocubre; ese día, su cotización se desplomó un 42% y presentó su dimisión la presidenta, Ana María Llopis. En verano ya había sido destituido el consejero delegado, Ricardo Currás, que fue relevado por Antonio Coto.

En los días inmediatamente posteriores al 'profit warning', la empresa suspendió de empleo y sueldo al director financiero y anunció una reorganización total de su estructura. A mismo tiempo, Moody's rebajaba su 'rating' a bono basura. La puntilla llegó el 30 de octubre, cuando se negó a dar su beneficio trimestral escudándose en que estaba realizando un "test de deterioro", lo que colmó el vaso de la paciencia de la banca y provocó el cierre de la liquidez.

Noticias relacionadas

contador