heinz portada
41,15$
  • 0,15$
  • 0,37%

La escasez de kétchup en Estados Unidos, provocada por el cambio de los hábitos de consumo como consecuencia de la pandemia del coronavirus, ha obligado a la empresa Kraft Heinz a aumentar su producción un 25%. Según USA Today, la compañía ha tenido que agregar cadenas de producción que permitirán que el número final de sobres de kétchup alcance los 12.000 millones en un año.

La pandemia y los problemas en la cadena de suministros derivados de ella han abocado algunos productos a una cercana extinción. Y una de esas víctimas son los paquetes de kétchup. Muchos restaurantes estadounidenses se enfrentan ahora a una escasez de salsa de tomate en todo el país después de un año de cierres, temores de seguridad de los empleados y aperturas intermitentes.

Para entender el fenómeno hay que prestar atención a dos factores clave: la demanda y la manera de consumir en pandemia. Así, los restaurantes están tratando de asegurar el condimento después de que el Covid haya revolucionado el orden mundial. Los gerentes están usando versiones genéricas, vertiendo kétchup a granel en vasos individuales y acudiendo a los pasillos de los supermercados en busca de sustitutos.

Los gigantes de la comida rápida están pidiendo paquetes a quien pueden. La LLC de Long John Silver, una cadena de casi 700 establecimientos, ya ha tenido que buscar la salsa en proveedores secundarios y McDonald's y Burger King podrían ser los próximos.

Y es que la demanda es enorme: el kétchup es la salsa más consumida en prácticamente todo el mundo. Alrededor de 300.000 toneladas fueron vendidas al sector de restauración el año pasado en EEUU, según la empresa de análisis de mercado Euromonitor. Incluso se come más en casa, y la pandemia ha ayudado a impulsar las ventas minoristas: un 15% más que en 2019.

La empresa Kraft Heinz es la reina de los kétchups con una posesión del 70% del mercado minorista de EEUU de esta salsa. Pero la marca estrella no estaba preparada para la pandemia: todos los restaurantes que ofrecían a los comensales esta salsa de tomate en botella sobre las mesas de sus establecimientos han tenido que rotar hacia las pequeñas dosis al pasar a ofrecer solo comida para llevar o entrega a domicilio.

Heinz se dedicó a satisfacer la demanda para uso doméstico, ante el inevitable cierre de restaurantes. Mientras tanto, los establecimientos que atienden pedidos online han seguido repartiendo más paquetes de kétchup de una sola porción y cuando los restaurantes han podido abrir al fin sus comedores, los clientes han seguido usando estos paquetes. Ahora se siguen utilizando los sobres individuales para evitar compartir botes y se espera que la producción final de sobres de kétchup que aumentará la compañía alcance los 12.000 millones de sobres en un año.

Incluso algunos estados de EEUU que han levantado todas las restricciones de aforo en los restaurantes siguen adoptando una postura dura sobre el kétchup. "Proporcione condimentos solo a pedido y en porciones de un solo uso, no reutilizables", sugieren a los restaurantes los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Noticias relacionadas

contador