Los mercados descuentan un recorte de tasas de la Fed. ¿Por qué es bueno para las acciones europeas?

Goldman Sachs

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 18 jun, 2019 11:26
cb powell sh111

El índice de referencia de renta variable de Europa se ha estado moviendo dentro de un rango estrecho en las últimas sesiones. Las guerras comerciales, la inestabilidad geopolítica y la falta de datos macroeconómicos globales son motivo de preocupación, sin embargo, no ha habido grandes ventas. Parece que los inversores cuentan con la Reserva Federal para salvar el día de mañana con un recorte de tasas.

De acuerdo con los estrategas de Goldman Sachs, las acciones europeas tienden a reaccionar positivamente ante un primer recorte de tasas en Estados Unidos en un ciclo, ya que típicamente aumentaron un 2% en el mes siguiente. Sin embargo, no es un hecho seguro ya que ocurrió solo dos tercios del tiempo. Por otro lado, el euro subió en el 77% de los casos, dice Goldman.

Los futuros apuntan a un recorte de tasas al menos antes de fin de año

Parece que los traders ya han descontando al menos un recorte antes de fin de año, incluso si los economistas aún lo están debatiendo en este momento. La probabilidad implícita de un recorte de 25 puntos básicos se ha movido a casi el 100% en la actualidad.

La capacidad de recuperación del mercado probablemente se basa en las expectativas de reducción de tasas, escriben los estrategas de JPMorgan, lo que lo hace vulnerable a una venta masiva si la Fed esta semana no da una indicación clara de un recorte de tasas. El banco central debe mostrar que está adelantado a la curva, especialmente con la próxima reunión del G-20 (28 al 29 de junio) y la muy baja probabilidad de conversaciones comerciales positivas entre los Estados Unidos y China, dicen.

Mientras tanto, la economía ha estado enviando más señales de alerta.

Las sorpresas económicas se han estabilizado para Europa, mientras que caen en EE.UU.

Este mes, el índice de condiciones comerciales de Morgan Stanley cayó a su nivel más bajo desde 2008, un mal presagio para el índice de fabricación ISM y, por lo tanto, para el índice S&P 500, dice Morgan Stanley. Si la relación histórica se mantiene, esto significaría que el S&P podría caer un 8% desde los niveles actuales. Y eso tendría un efecto dominó en las acciones europeas.

Las revisiones de ganancias se han vuelto cada vez más negativas

La reacción de la Reserva Federal ante el deterioro de la perspectiva será observada de cerca el miércoles, y la gran pregunta sigue siendo qué puede hacer para apoyar al mercado. El no actuar podría enviar a las acciones a una tormenta perfecta.