apple store portada
Apple Store.
111,81$
  • 1,73$
  • 1,57%

¿Se puede emborrachar una empresa de tanto subir? Apple afronta una maldición. La misma que se ha suspendido, cual espada de Damocles, sobre las anteriores compañías más valiosas del mundo antes que los de Cupertino ocuparan el trono.

Es el caso de Exxon Mobil y General Electric. Ambos colosos estadounidenses eran hace 10 y 20 años, respectivamente, las empresas más valiosas del mundo.

La petrolera no solo se ha visto excluida recientemente del Dow Jones, precisamente por el split de acciones llevado a cabo por Apple. El retorno de Exxon Mobil desde el 2010, año de su coronación bursátil, ha sido malo. Muy malo. Su cotización ha caído desde los 61 a los 41 dólares y ni siquiera los dividendos se han mostrado como un motivo suficiente para invertir en ella.

¿Y General Electric? Años después de ser la compañía más valiosa del mundo, allá por el año 2005, su rendimiento en bolsa sigue siendo igual de desalentador: -70%. Antes de ella, Microsoft y Citigroup fueron las empresas con mayor capitalización del mercado en 2001.

Los de Bill Gates se han desmarcado como una gran inversión, pero solo para aquellos que pacientemente han aguantado con ella en cartera durante más de una década (hasta entonces sus retornos no eran especialmente estimulantes). En el caso del banco de inversión, si usted hubiera comprado acciones de Citi en 2001, hoy habría perdido un 85% de su inversión.

¿ES APPLE COMO LAS DEMÁS?

No. Está claro que los inversores de Apple, entre los que destacan el mismísimo Warren Buffett, defenderán que los de Cupertino no son comparables a las compañías más valiosas antes que ella. En cualquier caso, la estadística y la historia están ahí. Amenazantes.

Desde 1950 al 2010, "el líder en cualquier sector ha registrado un rendimiento inferior del -4% al promedio de acciones de dicho sector", destaca un informe elaborado por Lillian J. Wu y Robert D. Arnott del que se hace eco MarketWatch. Volvamos a Exxon Mobil. Desde que fuera la más valiosa, los fondos índices que replican el desempeño de small y mid-caps en EEUU han cuadruplicado los retornos de las denominadas 'blue chips'.

Noticias relacionadas

contador