nyse dl us wall street stocks shares ny n y  new york
Rolf Kleef Flickr (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0/ ) No changes made
33.706,740
  • -
  • -

Wall Street ha terminado la sesión del lunes con pérdidas (Dow Jones: -0,20%; S&P 500: -0,30%; Nasdaq: -0,72%) después de cerrar una semana muy alcista, con ganancias que oscilaron de entre el 5% y el 7% para los principales índices neoyorquinos, tras los mínimos anuales marcados el pasado 17 de junio.

A nivel fundamental, la 'excusa' para justificar el fuerte rebote de los últimos días es que los negativos datos económicos que ya se están publicando en Estados Unidos harán que la Reserva Federal (Fed) sea menos agresiva a medio plazo en su endurecimiento monetario.

La teoría del mercado a corto plazo es que la economía ya se encamina hacia una recesión, lo que frenará la inflación en los próximos meses y permitirá a la Fed ser más paciente a la hora de subir los tipos de interés.

Un razonamiento que puede tener sentido, pero que deja fuera de la ecuación la futura evolución de la guerra en Ucrania y su impacto sobre los precios de los alimentos y las materias primas.

En este sentido, habrá que vigilar la cumbre de la OTAN que se celebra esta semana en Madrid. Rusia ya ha señalado que este encuentro avanzará hacia una declaración de guerra, por lo que la tensión geopolítica puede volver a lastrar los mercados en cualquier momento.

La relación con Rusia y China, la aprobación de un nuevo Concepto Estratégico o la posible adhesión de Suecia y Finlandia son algunos de los temas que se tratarán en la que puede ser la Cumbre “más importante desde el fin de la Unión Soviética”.

También es noticia que Rusia ha entrado en default (forzado por EEUU) por primera vez en un siglo, aunque el Kremlin lo niega; y que el G7 ha prohibido la importación de oro ruso y busca imponer un límite al precio del petróleo ruso.

En Asia, las bolsas han cerrado con ganancias por "las noticias sobre 'la buena marcha' de la lucha contra la pandemia en China, que está permitiendo levantar algunas restricciones tanto en Shanghái como en Pekín", explican los expertos de Link Securities.

REBOTE TÉCNICO JUSTIFICADO

Por análisis técnico, el rebote está plenamente justificado, ya que las bolsas siempre se mueven en dientes de sierra, incluso en mercados bajistas como el actual. Debido al clima de pesimismo extremo que se ha instalado entre analistas e inversores, que ven inevitable una recesión en los próximos meses; y a la elevada sobreventa de la renta variable, el rally alcista actual puede tener recorrido.

En este sentido, tanto el S&P 500 como el Nasdaq y el Dow Jones han superado sus primeros niveles de resistencia de corto plazo. Por ejemplo, el Dow Jones ha cerrado el último hueco bajista que se había dejado en 31.392 puntos.

"La superación de estos precios nos hace pensar en una extensión de las ganancias hasta el nivel de los 32.956 puntos, máximos del segundo gap bajista. Mucho cuidado ya que sólo es un rebote, porque para ver una mejora más sólida deberíamos esperar a la rotura de los 33.248 puntos, máximos de comienzos de mes", explica César Nuez, analista de Bolsamanía.

En la agenda económica, los pedidos de bienes duraderos de mayo subieron un 0,7%, por encima del 0,1% esperado. "El crecimiento se está desacelerando, pero la actividad se mantiene por ahora", afirman desde Pantheon Macroeconomics.

En el plano empresarial, las acciones de Robinhood se han disparado un 14,94%, después de que Bloomberg informase del interés de FTX, uno de los intercambiadores de criptomonedas más importante a nivel mundial, en adquirir la aplicación.

Nike, por su parte, ha presentado sus resultados del cuatro trimestre y, a pesar de haber obtenido beneficios y superar las previsiones, sus acciones han caído un 2,11%.

En otros mercados, el barril de petróleo West Texas ha subido un 2,05% ($109,83) y el Brent ha avanzado un 1,94% ($115,31), mientras el euro se ha apreciado un 0,24% ($1,058). Además, la onza de oro ha bajado un 0,38% ($1.823,40); y el bitcoin h retrocedido un 1,7% ($20.900). Por último, la rentabilidad del bono americano a 10 años ha repuntado hasta el 3,207%.

Noticias relacionadas

contador