ep iberdrola

El escándalo de los presuntos espionajes que el excomisario de Policía José Manuel Villarejo realizaba a cuenta de empresas ha salpicado a otra compañía del Ibex 35. Iberdrola ha seguido los pasos de BBVA al verse implicada, pero también ha copiado su estrategia de actuación una vez que se ha conocido a través de la prensa que la eléctrica también trabajó con Grupo Cenyt, la empresa del jubilado policía.

  • 4,75€
  • 0,54%
  • 8,85€
  • -0,49%

INVESTIGACIÓN INTERNA

La primera decisión que ambas compañías tomaron al publicarse en prensa la relación de ambas con la empresa del excomisario de Policía jubilado fue encargar a sus equipos una investigación interna para esclarecer los hechos.

BBVA lo hizo en mayo de 2018, cuando por primera vez un diario, Público, dio a conocer que BBVA había contratado a la empresa de Villarejo cuatro años antes para hacer frente a las extorsiones de Ausbanc.

Esta investigación interna se elevó a la categoría de auditoría forensic cuando BBVA consideró que necesitaba ayuda externa para poner luz y taquígrafos sobre el origen de los contratos que firmó el banco con Grupo Cenyt. Contó para ello con Garrigues, Uría y PwC y remitió los hallazgos "relevantes" de la misma a la Audiencia Nacional para aportarlos a la investigación judicial que se desarrolla en el marco de la causa penal.

En el caso de Iberdrola, la compañía no solamente ha encargado una investigación interna, sino tres, según explicó la propia eléctrica esta semana, cuando tuvo que salir de forma oficial al paso de las informaciones publicadas en prensa sobre su relación con el excomisario de Policía. Por el momento, la compañía no ha visto necesario contar con ayuda externa para realizar esta tarea.

COMUNICACIÓN

Ambas compañías han seguido el mismo patrón a la hora de pronunciarse sobre la contratación de Villarejo: limitarse a una comunicación escueta en la que informan de la puesta en marcha de la investigación interna y de su compromiso con esclarecer los hechos. BBVA lo hizo el pasado mes de enero, mientras que Iberdrola envió su comunicado esta pasada semana, en ambos casos ante la sucesión de informaciones publicadas por los diarios El Confidencial y Moncloa.com.

Es cierto que el banco se ha manifestado en más ocasiones respecto a la contratación de Grupo Cenyt. No solo a través de comunicados (el banco ha enviado por el momento unos cuatro referidos a este tema), sino mediante sus primeros ejecutivos, Carlos Torres y Onur Genç, presidente y consejero delegado, respectivamente, que han hablado del tema en las presentaciones de resultados más recientes, durante la junta general de accionistas y en otras ocasiones.

DESPIDOS

En ambos casos, las informaciones publicadas en prensa apuntan hacia el responsable de seguridad como el encargado de mantener la relación con el excomisario Villarejo.

En el caso de BBVA, se trata de Julio Corrochano, también expolicía, que estuvo a cargo del área de Seguridad de la entidad entre 2002 y 2018 y abandonó el banco a través de una prejubilación cuando el banco comenzó su investigación interna.

La de Corrochano no ha sido la única salida del banco que se ha producido al albur del escándalo de Villarejo. Hace algunas semanas, la entidad anunció el cambio en su responsable de Regulación y Control Interno, Eduardo Arbizu, apenas un día después de que el juez Manuel García Castellón decidiera imputar a la entidad en la causa penal.

Además, el banco despidió recientemente a Antonio Béjar, quien fuera el presidente de Distrito Castellana Norte (DCN), la empresa participada a medias por BBVA y encargada de ejecutar la Operación Chamartín. Béjar es el único de los directivos del banco que ha declarado ante el juez y, de hecho, ha tenido que esquivar una petición de libertad bajo fianza de la Fiscalía de medio millón de euros.

En Iberdrola, donde el tema aún está en una fase más incipiente en comparación con BBVA, por el momento solamente se ha producido un despido y ha sido, precisamente, el de su director de Seguridad, Antonio Asenjo, según publicaba el pasado viernes El Confidencial.

Aún es pronto para intuir en qué derivará el caso de Iberdrola o si este escándalo salpicará a otras compañías del Ibex 35. Por el momento, el propio Villarejo amenazó desde la cárcel a Santander, CaixaBank, Repsol, Indra, Telefónica, Mutua Madrileña y Planeta...

Noticias relacionadas