Villarejo amenaza desde la cárcel al Santander, Telefónica y Repsol, entre otros

Insiste en que mantendrá en secreto "los encargos" que le hicieron distintos gobiernos

  • Asegura que al BBVA le llega "de momento" el barrio a las rodillas
Bolsamanía
Bolsamania | 11 ago, 2019 09:53 - Actualizado: 11:17
ep jose manuel villarejo arxiu

El comisario jubilado, José Manuel Villarejo, de 68 años y encarcelado desde noviembre de 2017 como presunto cabecilla de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales en el marco de la denominada 'Operación Tándem', está empezando a perder la paciencia. Esta vez ha hecho público un comunicado en el que, además de presentarse otra vez como víctima de lo que califica de “patraña”, lanza acusaciones contra grandes empresas españolas para las que trabajó siendo policía en activo. Entre sus víctimas se encuentran el Banco Santander, CaixaBank, Repsol, Indra, Iberdrola, Telefónica, así como Mutua Madrileña y Planeta, pero tampoco se olvida del Rey Emérito, y de los dos pesos pesados del Gobierno en funciones de Pedro Sánchez, los ministros Fernando Grande-Marlaska y Margarita Robles.

Villarejo comenzó la misiva atacando a BBVA: "¿De verdad compensa que una entidad bancaria, después de estar perdiendo millones de euros en Bolsa y con el barro llegándole de momento a las rodillas, se haya puesto en riesgo a ojos de las más importantes instituciones nacionales e internacionales por el simple capricho de quienes inventaron un espionaje que nunca existió?".

LAS 'MANOS NEGRAS'

Pero el ex comisario no solo apuntó al BBVA, que ya está siendo investigado, sino a las otras compañías para las que trabajó y que todavía no han declarado ni como testigos ante el juez en el marco de la operación Tándem. Así, se pregunta: "¿Cómo es posible que este camino suicida, irresponsable y alejado de cualquier principio elemental que tenga que ver con la impartición de Justicia ponga ahora en la picota a compañías absolutamente estratégicas como Repsol, Indra, Caixabank, Iberdrola, Santander, Grupo Planeta, Mutua Madrileña, Telefónica y tantas otras puedan sufrir el mismo destino para alegría de la competencia extranjera y de esa extrema izquierda que atribuye al IBEX 35 un peligro mayor que al ‘hombre del saco’? ¿También en estos casos las manos negras que están produciendo gravísimos trastornos a los intereses nacionales van a ‘tirar de la manta’? ¿De nuevo con invenciones?".

Por otro lado, el ex policía acusó en su carta, sin aportar pruebas, de graves delitos al CNI y a su anterior responsable, Félix Sanz Roldán, y a lo que denomina “casta judicial”, en la línea de anteriores comunicados que ha hecho públicos desde prisión.

También insinuó haber tenido documentación confidencial en “microcintas" de investigaciones como la del 23-F, el caso Filesa, el caso Pujol, los GAL y el 11-M, aunque sin concretar el contenido de estas cintas. La Audiencia Nacional ya dio carpetazo el pasado mes de abril a las anteriores denuncias que había hecho Villarejo sobre los atentados de Madrid.

INSISTE EN QUE NO CONFESARÁ

Al igual que en otras ocasiones. Villarejo volvió a reclamar su puesta en libertad tras cerca de dos años en prisión preventiva. En su misiva se mostró desafiante y aseguró que "la verdadera razón" de su "cautiverio" es conseguir de él una supuesta confesión, algo que "no ocurrirá" porque cada día tiene la moral "más alta" y la conciencia "más fuerte".

También quiso aprovechar este comunicado para denunciar que sus comunicaciones en prisión hayan sido intervenidas. Lo fueron en diciembre del pasado año y durante seis meses al considerar que podía estar haciendo "un uso fraudulento de las mismas" para proporcionar datos que pudieran comprometer la seguridad del Estado.

Unos párrafos más abajo, el comisario lanzó otra velada amenaza al gobierno, al que no cita expresamente, pero al que augura que perderá "la guerra de las consecuencias". Aseguró que va a "mantener en secreto los encargos que me hicieron los gobiernos de cualquier signo y en cualquier tiempo". Y concluye advirtiendo de que "hay heridas", como las del BBVA, al que se refiere sin citarlo como el "gigante de la banca", que "apenas están empezando a ser visibles".

El ex comisario quiso acabar su comunicado planteando la pregunta de por qué no se investiga "con celo" lo que él califica de "miserable negocio económico" por la supuesta venta a medios de comunicación de parte de sus grabaciones "por valor de millones de euros".

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión