vicente pascual cabify uimp

“Creemos que en 2019 el mercado se reactivará porque hay interés por salir a cotizar. Ibercaja, Europastry y WiZink, entre otras, ya han anunciado su deseo de debutar”. Son las palabras de Antonio Zoido, presidente de Bolsas y Mercados Españoles (BME), en su tradicional discurso ante la prensa con motivo de la Navidad de 2018.

Casi 12 meses después, Ibercaja, Europastry y WiZink no han debutado en bolsa, ni tampoco ninguna otra empresa lo ha hecho a lo largo de 2019 en el Mercado Continuo. Un ejercicio en blanco para los debuts en el parqué. Y eso que hay más empresas interesadas en captar fondos y convertirse en compañías cotizadas en los mercados de renta variable.

Según la consultora Baker McKenzie, el escenario previsto para el año que viene "sigue siendo complicado". "Se barajan algunos nombres con intenciones sabidas de debutar como Europastry, WiZink, Ibercaja, Tendam, Cabify o Vía Célere", añade esta firma. Pero la incertidumbre política en España, junto al Brexit y la guerra comercial, han paralizado estos procesos.

Europastry es una compañía especialista del sector de masas congeladas panaderas, WiZink es un banco online centrado en tarjetas de crédito cuyo precedente es Bancopopular-e. Santander lo vendió en 2017 al fondo Värde Partners. Ibercaja es el banco líder en Aragón. Y Tendam, (antiguo Grupo Cortefiel), opera en el sector de la moda.

Además, Cabify es una plataforma tecnológica de movilidad y uno de los principales competidores de Uber en España. Por último, Vía Célere es una promotora inmobiliaria que también está controlada por Värde Partners.

Sin embargo, Baker McKenzie espera para el próximo año "un volumen de salidas a bolsa de 664 millones de dólares, que previsiblemente aumentarán según las estimaciones del estudio a 2.013 millones para 2021 y seguirán consolidando el crecimiento hasta alcanzar 2.758 millones de dólares en 2022".

Según Enrique Carretero y Javier Menor, socios de M&A de Baker McKenzie, "en un contexto económico global tenso, desapacible, que no invita a debuts bursátiles arriesgados dada la volatilidad en los mercados, seguiremos viendo actividad en fusiones y adquisiciones en nuestro país, aunque en valores más prudentes que los de 2019".

En este sentido, Carretero y Menor afirman que "seguirán cerrándose operaciones, aunque es lógico que se modere la actividad vistos los conflictos comerciales y la inestabilidad geopolítica". En su opinión, "el capital riesgo y los fondos soberanos siguen teniendo mucha liquidez -entre otros factores gracias a las políticas monetarias expansivas- y el apetito por cerrar compras interesantes de empresas, de manera eficaz y con menos contratiempos que con una salida a bolsa, sigue intacto".

Por ello, no descartan que "muchos planes de OPV opten por la modalidad de dual-track y acaben convirtiéndose en operaciones de M&A (Fusiones y Adquisiciones por sus siglas en inglés) si se dan el interés adecuado por parte de private equities (fondos de capital riesgo), fondos de infraestructuras y fondos soberanos".

Uno de los casos más destacados de 2019 ha sido Cepsa, que canceló su salida a bolsa y posteriormente ha vendido el 37% del capital a la firma de inversión The Carlyle Group por unos 4.000 millones de euros. La operación ha supuesto el nombramiento de Philippe Boisseau como nuevo consejero delegado.

Las operaciones de salida a Bolsa (OPV) del mercado europeo se redujeron en un 40% entre enero y septiembre, respecto al mismo periodo del año anterior, con 69 operaciones y un total de 15.900 millones de euros, un 55% menos que en los nueve primeros meses de 2018, según la consultora PwC.

"Las cifras constatan un descenso de la actividad de salidas a bolsa de manera generalizada y del que España, que atraviesa una sequía de casi un año, no se escapa. El entorno geopolítico global, con la guerra comercial de EEUU y el Brexit a la cabeza, tiene su parte de culpa", ha explicado Rocío Fernández Funcia, socia responsable de Mercado de Capitales en la consultora.

"Pero la inestabilidad política de nuestro país aleja aún más a los inversores que huyen de las incertidumbres a la hora de generar demanda", ha añadido esta experta. Así que las salidas a bolsa, visto lo visto con Cataluña y las elecciones generales del 10 de noviembre, tendrán que esperar al próximo año.

Noticias relacionadas