ep archivo   imagen de recurso de una torre de electricidad
AYTO. OSUNA - Archivo

Las compañías energéticas (Naturgy, Endesa, Iberdrola, Acciona, Repsol) han respirado en bolsa después de que el Gobierno anunciase este fin de semana un impuesto a sus beneficios más suave de lo anticipado durante la semana pasada.

  • 42,400€
  • -0,47%
  • 18,160€
  • -0,22%
  • 10,940€
  • 0,27%
  • 29,080€
  • 0,41%
  • 13,075€
  • 0,62%

"El impuesto se aplicará solo a los beneficios extraordinarios (no a todos los beneficios generados en España como se especulaba), será al sector energético (no solo eléctrico), parecido al aplicado en Italia (como ha reiterado Teresa Ribera este lunes) y a partir del 1 enero 2023 (aunque con impacto en los beneficios de 2022)", destacan los expertos de Banco Sabadell.

"A falta de conocer más detalles (como el tipo impositivo o su duración), el impacto para el sector eléctrico debería ser limitado ya que los beneficios extraordinarios a los que aplicará el nuevo gravamen con las medidas ya vigentes (como el tope del gas o la minoración de los 'windfall profits' para aquellos contratos superiores a 67 euros/MWh) sería reducido (la mayor parte de la producción de las eléctricas estaría vendida a precios inferiores a 67 euros/MWh)", añaden.

"Igualmente", valoran, "el impacto en el sector gasista también debería ser limitado en la medida que haya alto peso de contratos cubiertos (en Naturgy el 80%/70% de 2022 y 2023)".

"Por su parte", destacan, "el sector petrolero tampoco parece que estará muy penalizado a la luz de lo que en Italia habría sucedido, donde Eni ha considerado que el coste, en el peor de los escenarios, implicaría 'algunos cientos de millones de euros'".

En su opinión, "el sesgo negativo de la medida vuelve a ser la injerencia regulatoria en el sector y no tanto el impacto cuantitativo directo que pudiera implicar. En todo caso, cualquier figura impositiva nueva se terminaría trasladando al consumidor, por lo que el impacto en el sector también seria limitado".

Por su parte, los expertos de RBC consideran que "se reduce el riesgo regulatorio para las energéticas integradas, pero es menos claro para jugadores renovables puros como Acciona/Acciona Energia, que actualmente venden su producción española a más de 100 euros/MWh".

Según cálculos de JP Morgan, el nuevo impuesto tendrá un "impacto de un dígito bajo a medio (5%) en el beneficio por acción (BPA) para la mayoría de las empresas, aunque en un primer cálculo preliminar, a falta de más detalles".

Noticias relacionadas

contador