El BCE alerta de un crecimiento más débil de lo que se pensaba y promete medidas

El organismo ha publicado este jueves las actas de su última reunión, celebrada en julio

Irene Hernández
Bolsamania | 22 ago, 2019 14:44 - Actualizado: 16:06
cb bce sh1

El Banco Central Europeo alerta de que los signos de desaceleración económica son claros y que, incluso, el crecimiento será aún más débil de lo que se pensaba. Según reflejan en las actas publicadas este jueves, el organismo cree que la mejor forma para combatirla puede ser un paquete de medidas. La próxima reunión tendrá lugar el 12 de septiembre.

"Los indicadores disponibles en la actualidad apuntan a un crecimiento más lento en el tercer trimestre de 2019, lo que genera dudas más generales sobre la recuperación esperada en la segunda mitad del año". "Los riesgos a la baja se han generalizado y su persistencia también podría requerir una revisión del escenario de crecimiento de referencia".

La zona euro lleva meses mostrando signos de desaceleración. Apenas creció en el segundo trimestre y Alemania, la mayor economía europea, puede estar entrando en recesión. A esto se une la guerra comercial global, la desaceleración de China y la incertidumbre del Brexit.

Los problemas fuera de la zona euro amenazan con infectar la economía del bloque

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha prometido que habrá más estímulos. Entre ellos, el recorte de los tipos de interés y más compra de activos, según las actas de la reunión celebrada en julio. El banco también podría ofrecer más apoyo al sector bancario.

"La experiencia ha demostrado que un paquete, como la combinación de recortes de tipos y compras de activos, fue más efectivo que una secuencia de acciones selectivas", por ello, "las diversas opciones deberían verse como un paquete, es decir, una combinación de instrumentos con importantes complementariedades y sinergias", señala el BCE.

Algunos miembros argumentaron que los tipos de interés negativos aumentaban la presión sobre el sector bancario, mientras que otros advirtieron sobre las consecuencias no deseadas de tal cambio de política. Además, los responsables políticos expresaron en esta reunión su preocupación acerca de que los datos apuntaban a otro recorte en las previsiones del BCE y los problemas fuera de la zona euro amenazaban con infectar la economía del bloque.

A Draghi solo le quedan dos reuniones al frente del BCE, antes de que pase el testigo, a finales de octubre, a Christine Lagarde. La despedida del actual presidente del organismo coincide con la fecha de salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión