¿Y si China no quiere llegar a un acuerdo con EE.UU. para no verse aplastada por su deuda?

Ivan Martchev

CapitalBolsa
Capitalbolsa | 24 may, 2019 12:29 - Actualizado: 10:15
chinarecesioncb

Ayer publicábamos un artículo en el que mostrábamos las razones por las que China no apretará el "botón financiero nuclear" como se conoce a la amenaza de que pueda desprenderse de sus posiciones en los bonos estadounidenses, lo que haría hundirse los precios y encarecer la financiación de EE.UU. Sin embargo, lo que los analistas sí creen que hará es utilizar lo que se conoce ahora como "bala de plata": La devaluación de su divisa.

"Si los chinos devalúan el yuan, creen que pueden ganar la guerra comercial y arreglar su enorme deuda que de otra manera está garantizado que causará una recesión masiva. Tal escenario podría ser tan grave para China como la Gran Recesión de 2008 o la Depresión de la década de 1930 en los Estados Unidos", afirma el estratega de inversiones Ivan Martchev en MW. Y añade:

Los chinos creen que si devalúan el yuan pueden ganar la guerra comercial y arreglar su enorme deuda.

Como usted sabe, Japón ha tenido algunos problemas muy serios con la deflación a largo plazo, una población cada vez más reducida, burbujas de crédito, un sistema financiero quebrado y un índice Nikkei 225 que aún está a la mitad del nivel máximo alcanzado en 1989: Hace 30 años. Ese es el tipo de futuro al que China podría enfrentarse.

En ese sentido, Sara Sekine, una reportera de Nikkei, vio una historia que escribí sobre la posibilidad de un "aterrizaje forzoso" en China, por lo que llamó a nuestra oficina corporativa, apuntó mi teléfono celular y me contactó al día siguiente. Como buena reportera, Sekine me hizo algunas preguntas difíciles y precisas. La más difícil, y la que no pude responder con precisión, fue: "¿Cuándo va a llegar este aterrizaje económico chino?"

No pude responder a esta pregunta porque no creo que sea posible responderla con precisión, pero sí creo que la recesión, cuando llegue, será absolutamente brutal debido a la monstruosa deuda que se ha acumulado en la economía china durante los últimos 20 años. Que termine como la Gran Recesión de 2008 o la Gran Depresión de la década de 1930, dependerá precisamente de la respuesta política del gobierno chino.

La Gran Depresión, que comenzó en 1929, podría haber sido solo una mala recesión si no fuera por el colapso del comercio mundial causado por la Ley de Aranceles Smoot-Hawley de 1930. El nombre más largo de esta desastrosa Ley fue: "Una Ley para proporcionar ingresos, para regular el comercio con países extranjeros, para alentar a las industrias de los Estados Unidos, para proteger la mano de obra estadounidense y para otros fines".

Si bien no ha habido una "Ley de tarifas de Donald Trump" que haya sido aprobada por el Congreso, el presidente está interrumpiendo las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China que podrían empeorar mucho antes de que mejore. Sus políticas suenan inquietantemente similares al largo título de la Ley de Aranceles de Smoot-Hawley.

A pesar de las similitudes con Smoot-Hawley, la diferencia clave es que los aranceles no son una respuesta al deterioro de la economía en los EE.UU., sino a las prácticas comerciales depredadoras de China. Los chinos compran más de sus vecinos y socios clave para aumentar su influencia política y menos de los Estados Unidos. En ese sentido, el Presidente Trump tiene el 100% de los derechos para hacer del comercio un problema con China.

A diferencia de la década de 1930, es poco probable que una guerra comercial bilateral pueda causar una recesión en los Estados Unidos, aunque un mayor grado de incertidumbre puede interrumpir los ciclos de ahorro e inversión, lo que en última instancia interrumpiría la actividad económica. En China, sin embargo, hay demasiada deuda en el sistema y demasiada confianza en las exportaciones. Como Trump ha señalado con tanta frecuencia, China nos exporta más de 500 mil millones de dólares, y nosotros les exportamos más de $ 100 mil millones, por lo que "ellos" tienen mucho más que perder en una prolongada guerra comercial.

China se enfrenta a una Gran Depresión en los próximos años a menos que haga algo radical.

El otro problema en China, que no tiene nada que ver con la guerra comercial, es la monstruosa burbuja de la deuda. Debido a sus infames cuotas de préstamos de los bancos estatales y su sistema de banca en la sombra regulado libremente, la deuda total es difícil de calcular, pero sabemos que se ha disparado en los últimos cinco años. Según estimaciones creíbles, la relación deuda / PIB total de China ha aumentado del 100% a aproximadamente al 400% en los últimos 20 años, si se considera el sistema bancario en la sombra omitido en las estadísticas oficiales.

¿Podría ser que los chinos nunca tuvieron la intención de hacer un trato comercial serio? ¿Podría ser que la única manera de desinflar una parte (grande) de su montaña de deudas es devaluar el yuan chino? ¿Y la única forma en que la comunidad financiera mundial aceptaría tal devaluación sería como una respuesta a un arancel estadounidense del 25%? Seguramente podría, ya que un fracaso calculado de las negociaciones comerciales sería una maniobra digna de los verdaderos discípulos de Sun Tzu.

Una vez se devaluó el yuan en un 34%, en diciembre de 1993. Tal devaluación hoy lo ubicaría cerca de 9.31 por dólar. Cerró el viernes a los 6.95. Dicha devaluación, si se presenta, sería un evento profundamente deflacionario para el sistema financiero global.

Devaluar el yuan es el robo de la inflación. Tal devaluación, si se produce, causaría un choque deflacionario en el sistema financiero global y causaría un aumento de la inflación en la economía doméstica china. En el infame período de devaluación del yuan de 1989-1993, la inflación en China alcanzó casi el 30%. En el último recuento, el IPC de China está aumentando a una tasa anual del 2,5%.

Es clave recordar que los pagos de cupón de la deuda se hacen en yuanes nominales, mientras que la inflación en China está directamente relacionada con una serie de políticas, una de las cuales es la gestión del tipo de cambio. Una devaluación crearía el yuan nominal necesario para atender su montaña de deudas. Si utilizaron agresivamente estas políticas de devaluación en el período 1989-1993, ¿quién puede decir que no las vuelvan a usar?