Casi dos millones de españoles prefieren pedir un crédito a quedarse sin vacaciones

Cerca de la mitad está dispuesto a asumir un interés del 19% por financiar sus viajes

Irene Hernández
Bolsamania | 27 jun, 2019 06:00 - Actualizado: 13:09
ep playa sol mar sombrilla hamaca sombrero vacaciones dormir relajacion

¿Renunciar a las vacaciones por falta de presupuesto? Los españoles tienen clara la respuesta: no. Casi dos millones pedirá algún tipo de financiación para poder viajar este verano. Esto supone que, a cambio de no quedarse en casa, están dispuestos a asumir el pago de unos intereses que, de media, se sitúan por encima el 19%.

Esto significa que los que decidan financiar su descanso estival tendrán que pagar cerca de 50 euros de media en concepto de intereses, dado que el coste de las vacaciones de verano se encuentra este año rondando los 1.790 euros de media por persona, según señala un informe elaborado por el comparador Kelisto.es.

Para salir de vacaciones, más de 3 millones de españoles aplazarán sus gastos. De ellos, el 65% echará mano de algún producto de financiación que le supondrá asumir más costes. La opción preferida para aplazar los gastos vacacionales son los préstamos personales, elegidos por casi la mitad. Por detrás se sitúan la financiación ofrecida por las propios agencias donde se contratan los viajes (46%), las tarjetas de crédito (25%) y los préstamos de amigos y familiares (9%).

"El aumento de las propuestas de la banca ha permitido que se produzca un cambio de tendencia", señala la portavoz de Finanzas Personales de Kelisto.es, Estefanía González. "Hasta hace no mucho, las tarjetas de crédito eran el producto más elegido para financiar un gasto extra como las vacaciones de verano, especialmente por su flexibilidad y por la escasa oferta de préstamos para cantidades relativamente pequeñas que había en el mercado". Aunque añade que "esta variación ha venido acompañada de un aumento en el coste de los préstamos, que tradicionalmente habían resultado mucho más económicos que las tarjetas".

En la práctica, la diferencia entre optar por una tarjeta de crédito o un préstamo es "pequeña", sin embargo, puede llegar a suponer un ahorro de 5 euros por persona en intereses. "Ahora bien, si se tienen en cuenta las comisiones y gastos asociados a este tipo de productos, el coste de ambos tipos de productos resulta mucho más parecido". En concreto, para financiar un gasto como de las vacaciones (1.800 euros), en tres meses, la TAE media que se asumiría con una tarjeta de crédito es del 19,88%, mientras que con los préstamos, se quedaría en el 19,11%, un 4% menos, explica.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión