ep sede de naturgy en madrid
Sede de Naturgy en MadridNATURGY - Archivo

Naturgy quiere convencer a los inversores de su voluntad de mantener inalterada su retribución al accionista, a pesar de que vaya a replantearse su plan estratégico y a que haya cerrado el grifo a la recompra de acciones. Van a cambiar cosas en el grupo energético. De hecho ya están cambiando, porque ha replanteado su cúpula con tres nuevas direcciones de negocio. Sin embargo, el dividendo, a día de hoy, no se toca.

  • 16,83€
  • -0,03%

Su presidente ejecutivo, Francisco Reynés, asumió este martes que el replanteamiento del plan estratégico de la multinancional llegará en breve, pero sin cambiar el modelo de retribución. “Lo haremos lo antes posible”, aseguró en referencia a la nueva hoja de ruta. “Lo más importante, el dividendo no lo tocamos”, aclaró durante un encuentro digital con medios de comunicación tras la junta de accionistas anual. “Es un compromiso firme, nuestro dividendo por acción. Lo que tenemos que adecuar son las velocidades y las prioridades de inversión”, añadió.

El actual plan estratégico de Naturgy está a mitad de recorrido. Lo diseñó para el periodo 2018-2022 y la crisis del coronavirus, junto con el desplome de las materias primas energéticas, le obliga a cambiar el paso.

En la estrategia aún en marcha para esos ejercicios, Naturgy se comprometía a elevar el dividendo por acción un 5% cada año. Partía de los 1,30 euros de 2018 hasta alcanzar los 1,59 en 2022. Para el año en curso, el compromiso era de 1,44.

SIN RECOMPRA DE ACCIONES

Lo que sí queda paralizado de forma temporal, aunque sin fecha para retomarla, es la recompra de acciones para su posterior amortización, a la que la compañía ha destinado cerca de 700 millones de euros en los últimos dos años.

Cuando se inició la crisis del Covid decidimos parar porque la compra de acciones propias era un mecanismo flexible” y había que plantearse si esos fondos “era mejor dedicarlos a otras cosas”, asumió Reynés. Reconoció también que este plan “no es una prioridad”, como sí lo es “fortalecer el balance y la liquidez”. “Para siempre es demasiado largo, ya veremos qué sucederá en el futuro”, indicó respecto a si hay fecha para retomarlo.

Precisamente, esa liquidez es una de las fortalezas del grupo, dado que tiene en ‘cartera’ cerca de 10.000 millones de euros. Y se mantiene abierto a posibles adquisiciones, porque puede haber oportunidades en plena crisis. “La compañía está en una situación de fortaleza financiera, como decíamos hace meses tenemos tickets para poder bailar pero eso no significa que vayamos a bailar seguro, ni que vayamos a hacerlo con alguien en concreto”, aseguró Reynés sin enseñar sus cartas.

Noticias relacionadas

contador