francisco reynes naturgy
Francisco Reynés, presidente de NaturgyNaturgy
17,14€
  • -0,46€
  • -2,61%

Los analistas de Citi anticipan que Naturgy tendrá que recortar su dividendo y sus inversiones debido a su elevado endeudamiento y a la baja rentabilidad de sus principales negocios. Desde su máximo anual cercano a 25 euros marcado a mediados de febrero, el valor ha bajado un 36%, por debajo de 16 euros.

"El entorno operativo de Naturgy ha cambiado estructuralmente", afirman los expertos del banco estadounidense, que citan como principales factores negativos la depreciación de las divisas en Latinoamérica, la caída en los precios de la energía y el exceso de oferta del mercado de gas.

El conjunto de todos estos factores negativos ha provocado que las perspectivas de rentabilidad sean significativamente más bajas. Esto, combinado con un alto apalancamiento operativo, que incluye 59.000 millones de euros en compromisos de compra de gas, "está agregando presión en el balance general", ya que su previsión es que la ratio de deuda neta/EBITDA aumente a 4,3 veces en 2020.

"Por lo tanto", explican estos analistas, "esperamos que el grupo tome medidas para reducir el gasto de capital y el dividendo (hasta 1 euro por acción en 2020)".

En el Plan Estratégico 2018-2022, Naturgy se comprometió a aumentar el dividendo por acción un mínimo de un 5% anual a partir de 2018, cuando distribuyó un dividendo de 1,30 euros por título, para alcanzar los 1,59 euros por acción en 2022. Para 2020, el compromiso es distribuir 1,44 euros por acción.

En este contexto, sin el apoyo de su actual rentabilidad por dividendo, Citi considera que el múltiplo precio/beneficio de 14 veces al que cotiza Naturgy para el periodo 2021-2025 sería demasiado generoso y no reflejaría su perfil de riesgo operativo y la perspectiva de disminución de sus ganancias. Tras este análisis, la entidad ha reiterado su consejo de venta y ha reducido su precio objetivo hasta 13,5 euros por acción desde los 16,8 euros anteriores.

El pasado 16 de marzo, Naturgy confirmó que aplazaba su Junta de Accionistas por el coronavirus pero que mantenía el pago de su dividendo de 0,593 euros brutos por acción el 25 de marzo para no perjudicar a sus accionistas.

Y añadió que la intención del Consejo de administración es convocar de nuevo la Junta general ordinaria tan pronto como la misma se pueda celebrar con todas las garantías. "En ella se someterá a la consideración de los accionistas la aprobación de los 0,010 euros como dividendo complementario que quedan pendientes respecto de la propuesta de 0,603 euros por acción que el Consejo había hecho a la Junta que debía haberse celebrado el 17 de marzo".

Por el momento, la compañía no ha anticipado un posible recorte de su dividendo de cara al presente ejercicio, aunque tampoco lo ha confirmado como ha hecho Iberdrola, su gran rival.

"Gracias a un política financiera prudente tenemos liquidez para 18 meses", en el peor escenario, comentó este jueves Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola. "Esta política financiera nos permite pagar el dividendo y realizar, e incluso acelerar, las inversiones", añadió.

Morgan Stanley considera que el dividendo de Iberdrola es uno de los más sólidos en Europa junto a una lista de otras compañías como Bae Systems, Carrefour, Danone, Allianz, Akzo Nobel, Sanofi, Vodafone, Enel y Orange, pero en la que no aparece Naturgy.

Noticias relacionadas

contador