francisco reynés (presidente naturgy)
Francisco Reynés (Presidente Naturgy)Alberto Sánchez

Naturgy celebra este martes una junta de accionistas atípica. Lo es porque se produce más de dos meses después de lo previsto. La empresa la había programado para el 17 de marzo, pero la crisis del coronavirus le obligó a posponerla. También, porque será telemática, lo que ya ha sucedido a las compañías cotizadas que han realizado su encuentro anual durante la crisis del Covid-19. Y también es atípica porque coincide con cambios en la alta dirección del grupo.

  • 16,38€
  • 0,28%

Lo que no cambiará, a priori, es el poder ejecutivo de Francisco Reynés. El directivo, que llegó al grupo energético desde la dirección del gestor de infraestructuras Abertis, es uno de los presidentes que atesora todo el poder de dirección. Así lo es desde que fue elegido para el cargo en febrero de 2018.

Ahora, dos años después, la compañía energética renueva su cúpula. Lo hará, previsiblemente con la creación de nuevas direcciones generales y con la incorporación al grupo de Jorge Barredo, expresidente y fundador de la firma de renovables X-Elio y de la patronal fotovoltaica, UNEF.

NUEVA REGULACIÓN

Naturgy cambia su estructura organizativa en un momento de cambios para el sector y en un contexto de incertidumbre global, por la caída del precio de las materias primas en los primeros meses del año.

Además, en España, la empresa tiene que afrontar la nueva regulación y retribución diseñada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Reynés ya adelantó en febrero que el planteamiento de la CNMC a partir de 2021 (y hasta 2026), que recorta la retribución en un 9,6%, podía traducirse en un recorte de su inversión en España.

Lo que se mantiene es el retribución pendiente para sus accionistas. La junta tiene que aprobar el pago de 0,010 euros como dividendo complementario. El pasado mes de marzo, la empresa ya abonó 0,593 euros brutos a cargo del ejercicio 2019 con el objetivo de que sus inversores minoristas no se resintieran por el impacto de la pandemia en los calendarios corporativos y el retraso de la junta.

Noticias relacionadas

contador