ep total sa headquarters in paris
Sede de Total en ParísMatthieu Rondel/MaxPPP/dpa - Archivo

Este lunes ha cambiado el escenario eléctrico en España. El grupo energético francés Total se ha lanzado a por el mercado español, donde ya estuvo presente hasta 2011. Pero no lo ha hecho en su segmento tradicional, el vinculado al crudo, sino en el eléctrico, a través de la compra de activos de EDP y de una parte de la cartera de clientes del grupo portugués y convirtiéndose así en el cuarto mayor operador.

  • 17,76€
  • 0,71%
  • 5,82€
  • 2,86%
  • 28,08€
  • 1,67%

Se trata de un movimiento similar al realizado por Repsol que, en los últimos años ha acelerado su apuesta por el segmento eléctrico con la compra de Viesgo y que, en poco más de un año como uno de los grandes operadores, ya supera la barrera del millón de clientes.

Ahora, Total pisa el acelerador y cambia el tablero de juego porque su vuelta a España pasa por la compra de una cartera de 1,2 millones de clientes del mercado libre. Se trata de 2,5 millones de contratos de suministro. De ellos, 2,1 millones corresponden a EDP Commercializadora y 0,4 millones a CHC, una ‘joint venture’ entre EDP y CIDE.

BÚSQUEDA DE CERO EMISIONES

Total apuesta por España porque quiere crecer en el segmento renovable que, básicamente, es donde se quieren mover todas las eléctricas dado el contexto de reducción de emisiones al que se encaminan todos los mercados occidentales. De hecho, la propia compañía francesa destaca que España está entre los primeros países que aspiran a ser totalmente neutrales en emisiones de carbono en 2050.

La empresa francesa ha adquirido, además de los clientes, la planta de ciclo combinado de Castejón (Navarra), de 843 MW de potencia. Pero su primer paso lo dio en febrero, con la compra de un portfolio de 2 GW de renovables en desarrollo, segmento en el que el grupo del país vecino quiere seguir creciendo.

Seguirá invirtiendo en España en un ejercicio complejo para las grandes empresas del sector de la energía, no sólo por la crisis sanitaria y económica provocada por la epidemia de coronavirus. También por el desplome del precio de las materias primas.

En esta operación de compra de activos y clientes de EDP, Total invierte 515 millones. En cuanto a otros actores, Naturgy, por ejemplo, mantiene sus planes de inversión en renovables y mantenimiento de redes pero la cifra es inferior a lo invertido por Total con EDP. De cara a lo que queda de 2020, su estimación de inversión en renovables es de 350 millones de euros. Repsol, mientras, está inmersa en lo que denomina plan de resiliencia, para hacer frente al impacto del Covid-19, que conlleva una reducción de inversiones de 1.000 millones.

Noticias relacionadas

contador