ep porcesador de intel
Porcesador de Intel.INTEL - Archivo
49,250$
  • -0,250$
  • -0,51%

Intel pronosticó este jueves unos márgenes de beneficio más bajos en los próximos años, mientras intenta recuperar el liderazgo en la fabricación de chips y pone en marcha nuevas fábricas, lo que hace que sus acciones hayan caído un 11,68% en Wall Street.

La empresa también informó de que las ventas del tercer trimestre no cumplieron las expectativas, y su consejero delegado, Pat Gelsinger, dijo a 'Reuters' que la escasez de otros chips necesarios para fabricar ordenadores está frenando las ventas de los chips procesadores insignia de la empresa.

Las ventas ajustadas del tercer trimestre se situaron en 18.100 millones de dólares, por debajo de las estimaciones de 18.240 millones.

En una conferencia telefónica con los inversores, Intel, con sede en Santa Clara (California), adelantó que los márgenes de beneficio bruto se situarán probablemente entre el 51% y el 53% en los próximos dos o tres años.

La previsión está muy por debajo del 56,2% que los analistas esperan para 2021, según datos de Refinitiv.

Gelsinger dijo que la razón principal es el ambicioso plan de Intel de introducir varias generaciones nuevas de tecnología de fabricación de chips para 2025. Todas las nuevas generaciones de tecnología de fabricación de chips tienden a ser menos eficientes en sus primeras fases, y se vuelven más rentables a medida que los fabricantes de chips perfeccionan sus procesos.

Los planes de cambio de Intel prevén trabajar en varias generaciones de tecnología en paralelo, dijeron los ejecutivos.

"Tenemos un par de años para trabajar, pero esto va a dar un gran resultado", afirmó Gelsinger. "Creemos que todas nuestras agresivas inversiones en este momento van a ser recompensadas con creces en el mercado".

El plan de Gelsinger de rehacer la empresa solucionando sus problemas internos de fabricación y abriendo sus puertas a los clientes externos ha sido bien acogido por los inversores, ya que las acciones han subido cerca de un 11% este año antes de que los resultados de este jueves anularan gran parte de las ganancias.

En una inesperada previsión a largo plazo, Intel dijo que espera unos ingresos de al menos 74.000 millones de dólares en 2022, por encima de las estimaciones de los analistas de 73.000 millones de dólares. Pero la compañía también planea gastar mucho, señalando que los gastos de capital podrían alcanzar entre 25.000 y 28.000 millones de dólares en 2022 y aumentar en los años siguientes.

Noticias relacionadas

contador