• HSBC recorta el precio objetivo de Ryanair de 12 a 9,4 euros por acción
ep avionesryanair 20170217094601
Aviones de RyanairEUROPA PRESS

Las aerolíneas europeas han pagado de nuevo en bolsa la incertidumbre que pesa sobre el sector. La posibilidad de un nuevo referéndum sobre el Brexit o la sombra de una ruptura sin acuerdo, la escalada del precio del petróleo o la guerra comercial son factores que presionan los títulos de IAG, easyJet y Ryanair en la sesión de este miércoles.

  • 13,88£
  • 1,50%

IAG

  • 6,64€
  • 2,31%
  • 14,25€
  • 24,13%

La matriz de Iberia y British Airways se ha dejado un 4,1% en Londres y un 4,7% en el Ibex, mientras que la caída de Ryanair ha sido del 2,6% y de la británica easyJet del 5,8%.

Las dos aerolíneas de bajo coste han presentado esta semana sus resultados, confirmando los temores de los inversores respecto al rumbo del negocio. La irlandesa Ryanair se dejó un 4,6% este martes en la bolsa irlandesa tras comunicar que en el año fiscal 2018-2019, concluido el 31 de marzo, su beneficio bajó un 29%, hasta los 1.020 millones. Su caída en bolsa arrastró a las demás compañías del sector (easyJet se dejó ayer un 3,4%, Air France un 2,6%; e IAG un 1,3%) y la tendencia se mantiene en esta sesión.

Es el peor resultado de la compañía en cuatro años y las perspectivas no son mejores por culpa de la sobrecapacidad de oferta en los cielos europeos, el retraso en la entrega de los nuevos Boeing 737 Max y los riesgos del Brexit, apuntó en su informe. La compañía ya había recortado sus perspectivas para el ejercicio en varias ocasiones desde octubre y el cierre de año se situó en la última horquilla estimada de entre 1.000 y 1.100 millones, como subrayó su consejero delegado Michael O'Leary.

La reacción de los analistas de HSBC tampoco se hizo esperar. La aerolínea anunció una previsión de beneficios para este año fiscal de entre 750 y 950 millones, incluyendo el impacto de la integración de Laudamotion, cifra por debajo del consenso esperado por los analistas.

Los expertos señalan también entre los riesgos que afectarán a la compañía el retraso de los nuevos aviones y el aumento de los costes laborales para dar respuesta a los enfrentamientos del último ejercicio y han optado por recortar el precio objetivo asignado a 9,40 euros, frente a los 12 euros anteriores. Además, rebaja su recomendación a 'reducir' y alerta de la llegada de "tiempos difíciles" para la aerolínea. Las acciones de Ryanair se sitúan este miércoles en 10,12 euros.

Desde Barclays rompen una lanza por la irlandesa y mantienen su recomendación 'neutral' dado que los desafíos que enfrenta Ryanair no difieren de los del resto del sector: presión en los márgenes y mayores costes estructurales. "Pero su estructura de costes le sitúa como el mejor de la clase y les permite crecer en el corto plazo, ganar cuota de mercado y aprovecharse de cualquier movimiento de consolidación en el sector", defienden los analistas del banco inglés. Más allá de 2020, cuando la Laudamotion ya sea rentable y haya recibido los nuevos Boeing, las perspectivas para la irlandesa mejoran y le permitirán afrontar los mayores costes. Aun así, los analistas han recortado también su precio objetivo: pasa de 12,7 a 11,7 euros por acción, un 8% menos.

EASYJET, BAJOS PERO EN LÍNEA CON LO ESPERADO

Para la británica el semestre fiscal tampoco ha sido sencillo. EasyJet anunció números rojos de 275 millones de libras (314 millones de euros) entre octubre y marzo. La sobrecapacidad está forzando una guerra de precios entre las aerolíneas que está comiéndose sus márgenes, algo que complica el entorno en un momento en que compañías como easyJet se ven impactadas por el alza del precio del combustible o el efecto calendario del cambio de mes de la Semana Santa.

Aun así, la aerolínea no pierde el optimismo y espera cerrar el ejercicio con unos beneficios de 435 millones de libras. "Somos una aerolínea estructuralmente fuerte. Hemos tenido impactos no recurrentes que van a desaparecer", aseguró Javier Gandara, su director general para España, Portugal y Países Bajos.

La menor demanda es también uno de los desafíos que afronta la británica, como apuntan los analistas de Barclays que han decidido recortar su precio objetivo: pasa a 11 desde 11,3 libras por acción.

Para HSBC, que mantiene su precio objetivo para easyJet en 11 libras, el incremento en las pérdidas comunicado está en línea con la previsión que la aerolínea publicó a principios de abril alertando al mercado. Eso sí, en lo que queda del ejercicio, el precio del petróleo va a ser clave para su desempeño, apuntan. "La incertidumbre política en el Golfo está haciendo que el precio del petróleo sea volátil", explica HSBC en su último informe sobre la compañía.

Noticias relacionadas

contador