El mercado desconfía del nuevo plan de May por no descartar el Brexit 'duro'

Inquietud e incertidumbre entre los inversores, que no están del todo contentos

Virginia Mora
Bolsamania | 27 feb, 2019 06:00 - Actualizado: 16:39
theresamaytriste

Theresa May puede haber contentado a un ala de su partido, pero desde luego que no al mercado. El sentimiento de inquietud e incertidumbre sigue muy presente entre los inversores después de que la 'premier' haya abierto la puerta a una prórroga del Artículo 50, y es que con ello no se descarta la posibilidad de un Brexit 'duro'.

Lo cierto es que el anuncio de la primera ministra, que ha dicho que convocará una votación sobre la prórroga del Brexit si no logra el respaldo del Parlamento británico al Acuerdo de Retirada, reduce el riesgo de una salida desordenada de la Unión Europea, aunque no la elimina del todo, y eso es lo que no ha gustado al mercado. La libra, que este martes registraba importantes subidas y marcaba máximos frente al dólar y al euro apoyada en los rumores que alimentaban la esperanza de borrar de una vez el escenario del Brexit 'duro', retrocedió tras la intervención de May en la Cámara de los Comunes. Y al FTSE 100 tampoco le fue demasiado bien, ya que mostró un rendimiento inferior al del resto de sus pares europeos y cerró con una caída del 0,45% hasta los 7.151 puntos.

Los analistas tienen claras las razones. Según apuntan desde Monex Europe, la amenaza del 'no-deal' es la que hizo "estallar" la burbuja de la libra esterlina, que había subido en base a "unas suposiciones que resultaron ser meras conjeturas". En opinión de los expertos de esta firma, May "intenta mantener el control del proceso del Brexit" ante la votación que se celebra este miércoles en el Parlamento, donde se vuelve a debatir la enmienda Cooper que pretende quitar a la 'premier' las riendas del proceso para dárselas a la Cámara de los Comunes y lograr, en última instancia, que se prorrogue el Brexit.

Por su parte, desde Think Markets se muestran muy críticos con May, a la que acusan de haber "aumentado la incertidumbre" con su discurso en el Parlamento. "Cambia de dirección como una puerta giratoria. Ha empujado el destino del país al borde del precipicio, y a los operadores no les gusta esto", señala Neem Aslam, analista de la firma, que tilda el proceso de "circo político" y dice que se ha convertido en una "verdadera broma". "Los inversores no necesitan incertidumbre. Había mucho optimismo en el mercado porque los inversores pensaban que el Brexit 'duro' quedaría fuera de la mesa, pero parece que todavía está sobre la mesa", señala.

Aunque hay otros que se muestran algo más optimistas porque el Brexit 'duro' ya no es una opción 'de facto' sino que ahora, tras el movimiento de May, para que ocurra los diputados tendrán que votarlo explícitamente. Según los analistas de XTB, la decisión de la primera ministra se puede ver como "un paso significativo que quitará, de alguna manera, el escenario del 'no-deal' de la mesa, incluso aunque la primera ministra se haya esforzado en enfatizar que este no es el caso". "Si bien aún queda mucho trabajo por hacer antes de que se pueda llegar a un acuerdo, la creencia de que se evitará el peor escenario posible se considera un claro positivo para la libra", señalan los expertos de XTB.

Por su parte, desde IG destacan que aunque el Brexit sigue siendo "una de las principales preocupaciones de los operadores del Reino Unido", lo cierto es que la libra, y su subida, "proporciona un punto de referencia claro de cómo perciben la posición del país antes de la fecha límite del 29 de marzo". De hecho, creen que tras el anuncio de May de este martes, que proporciona una "oportunidad de evitar la salida sin acuerdo", la libra podría seguir subiendo.

LA PRESIÓN DEL CALENDARIO

Sin embargo, no se puede olvidar que el calendario sigue presionando. Y el problema de la propuesta de May sigue retrasando la decisión final. Según explicó este martes la primera ministra, habrá una votación del Acuerdo de Retirada el 12 de marzo como muy tarde y, si no logra el respaldo del Parlamento británico, el 13 de marzo se votará si hay o no Brexit 'duro'. En caso de que la Cámara de los Comunes rechace las dos opciones anteriores, el 14 de marzo se votará la extensión del Artículo 50 del Tratado de Lisboa, que es el que regula la salida de un país de la Unión Europea.

Sea como sea, la decisión se retrasará hasta mediados de marzo, apenas quince días antes de que se produzca el Brexit, y eso no hace más que añadir incertidumbre al mercado, que ve que el proceso sigue estancado y con pocos visos de prosperar.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión