Brexit: May tiene un as en la manga para ganar tiempo y renegociar sobre Irlanda

La primera ministra británica quiere someter su 'plan b' a votación el 13 de febrero

Virginia Mora
Bolsamania | 29 ene, 2019 06:00 - Actualizado: 11:12
theresa-may-ue-brexit 20181220185215

La primera ministra británica, Theresa May, se ha sacado un as de la manga para ganar tiempo y poder renegociar con Bruselas uno de los puntos más polémicos del acuerdo del Brexit, el de la frontera con Irlanda del Norte. Este martes el Parlamento vota las enmiendas que los diputados han presentado a su plan para la salida de Reino Unido de la Unión Europea, un total de 14 propuestas que prometían ser cruciales para el futuro del país pero que ahora pueden ser un mero trámite. Y es que la 'premier' pretende presentar su 'plan b' y votarlo el 13 de febrero.

Este lunes la primera ministra se reunió con los 'tories' para pedirles que apoyen en bloque una de las enmiendas presentadas, concretamente la de Graham Brady, presidente de la Comisión de 1922, porque eso le permitirá tener una oportunidad de renegociar con la Comisión Europea los términos del acuerdo sobre la frontera con Irlanda. Quiere lograr una mejora sobre este punto, como ya ha anunciado, dado que cree que podría ser suficiente para que la Cámara de los Comunes apruebe el acuerdo de retirada.

De esta forma, si consigue ganar tiempo, podría presentar su 'plan b' para el Brexit para que se vote el 13 de febrero, con lo que la cita de este martes en Westminster será mero trámite, y volverán a alargarse los plazos. Todavía no se sabe si el Parlamento votará todas las enmiendas, aunque sí está claro que el resultado dará a May las respuestas que necesita. Tras el abrumador rechazo al acuerdo que el Gobierno británico alcanzó con la UE para el Brexit (la 'premier' perdió la votación del 15 de enero por 432 votos en contra frente a 202 a favor), lo que ocurra en la Cámara de los Comunes permitirá a la primera ministra saber qué cambios debe hacer en su estrategia para ganarse el apoyo del Parlamento y conseguir que los diputados aprueben su plan. Y por eso ha intentado adelantarse.

Ese será el primer paso, y después ya llegará el momento de preocuparse por la postura de la Comisión Europea, que se ha mostrado reacia a volver a negociar cualquier punto, insistiendo en que el acuerdo alcanzado es el mejor, y el único, al que Reino Unido debe aspirar. Es más, en referencia al tema de la frontera con Irlanda del Norte, Bruselas ha remarcado que se trata de una 'línea roja' que no se va a tocar.

Las enmiendas presentadas versan sobre todo tipo de asuntos. Hay algunas que buscan quitar el control del proceso al Gobierno y que sea el Parlamento el que defina las líneas del Brexit con Bruselas, algo que de salir adelante podría dar a los diputados que buscan bloquear, retrasar o renegociar el acuerdo una vía legal para hacerlo; mientras que otras proponen alternativas al acuerdo de May para que ésta cambie de rumbo y vuelva a negociar con la Comisión Europea lo que parece imposible. Y también las hay que piden celebrar un segundo referéndum sobre la salida de Reino Unido del club comunitario.

En opinión de los analistas, "el resultado más realista es buscar una prórroga para el Artículo 50" y posponer el Brexit para intentar salir del punto muerto en el que se encuentra ahora mismo Reino Unido. Y eso es lo que intenta May, ganar tiempo para negociar y tratar de encontrar una salida.

Estas son las enmiendas que se han presentado, aunque no será hasta este martes a mediodía cuando el presidente de la Cámara, John Bercow, anuncie cuáles han sido seleccionadas para ser debatidas y votadas:

-Enmienda B (firmada por 103 diputados): busca quitar a May el control del Brexit para dárselo al Parlamento. Según dice, la 'premier' tendrá de plazo hasta el 26 de febrero para intentar lograr un acuerdo que sea aprobado por los diputados, y si no lo consigue se votará si Westminster pide a la UE que posponga la fecha límite del Artículo 50 para evitar que Reino Unido deje la UE el 29 de marzo sin acuerdo. Esta enmienda, presentada por la laborista Yvette Cooper, tiene una alta probabilidad de éxito ya que puede ser respaldado no solo por el propio Partido Laborista, sino también por varios diputados conservadores. Propone una extensión de nueve meses al Brexit, al poner como nueva fecha límite el 31 de diciembre.

-Enmienda N (firmada por 8 diputados): esta enmienda, presentada por Graham Brady, pide que se sustituya el mecanismo de protección por medidas alternativas para evitar una frontera dura en Irlanda, y dice que el Parlamento apoyará el acuerdo del Brexit de May si se realiza ese cambio. Si se aprueba sería útil para el gobierno, ya que demostraría que la UE cuenta con el apoyo del Parlamento para renegociar.

-Enmienda G (respaldada por 74 diputados): propuesta por el conservador Dominic Grieve, también tiene posibilidades de éxito, ya que cuenta con el apoyo de parlamentarios de varios partidos. En ella se exige que un día a la semana tanto en febrero como en marzo se revoque la norma de que los asuntos del gobierno tienen prioridad en el Parlamento, dando a los diputados la oportunidad de proponer sus propios debates sobre el Brexit. De esta forma, cualquier propuesta aprobada por el Parlamento en esos días no sería vinculante para el Ejecutivo de May, pero sería políticamente difícil de ignorar.

-Enmienda A (firmada por 52 parlamentarios): esta es la enmienda que ha presentado el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, en la que se pide al Parlamento que considere opciones alternativas para evitar que Reino Unido se quede sin acuerdo, incluyendo la búsqueda de una unión aduanera permanente con la UE y la celebración de un segundo referéndum. Es poco probable que sea aprobada, sobre todo porque los diputados pro-europeos del Partido Conservador de May han dicho que no se rebelarán contra su líder apoyándola. No obstante, no está todo perdido para Corbyn porque varios diputados han propuesto cambios para que solo se pida a la Cámara que vote sobre la celebración de un segundo referéndum y que la permanencia en la UE sea una opción en la consulta.

LAS OTRAS ENMIENDAS

Hay otras que también podrían ser sometidas a votación por separado, o reagrupadas con las anteriores, dado que tratan temas similares

Estas son las enmiendas que más posibilidad de éxito tienen, aunque hay otras que también podrían ser sometidas a votación por separado, o reagrupadas con las anteriores, dado que tratan temas similares. Como la Enmienda C (firmada por 11 diputados), que pide al gobierno que descarte una salida sin acuerdo y se prepare para un segundo referéndum en el que la opción de permanecer en la UE figure en las papeletas de votación; o la Enmienda D (respaldada por 11 parlamentarios), que exige que se cree un comité de no más de 17 diputados de todos los partidos políticos y que se les dé el control del Brexit. La Enmienda E (firmada por 33 legisladores) pide que se cambie el acuerdo de salida para añadir una fecha tope al respaldo a Irlanda del Norte, que sería el 31 de diciembre de 2021; mientras que la Enmienda F (apoyada por 17 diputados) hace un llamamiento al gobierno de May para que celebre votaciones en el Parlamento sobre varias cuestiones: sobre el acuerdo alcanzado con Bruselas, sobre la salida sin acuerdo el 29 de marzo, sobre si se pide o no al Ejecutivo que renegocie el Brexit, o sobre la celebración de otro referéndum.

La Enmienda H (firmada por 37 legisladores), por su parte, pide al gobierno que solicite una extensión del plazo del Artículo 50 para que se pueda crear una 'Asamblea de Ciudadanos' de 250 personas que consideren el camino a seguir y hagan recomendaciones a Westminster en un plazo de 10 semanas desde su creación. La Enmienda I (firmada por 129 parlamentarios) busca descartar directamente un Brexit sin acuerdo, mientras que la Enmienda J (apoyada por 78 diputados) llama al gobierno a solicitar una extensión de la fecha límite del Artículo 50 si el acuerdo del Brexit no ha sido aprobado para el 26 de febrero.

Por último, las tres últimas enmiendas versan sobre Irlanda del Norte. La Enmienda K (respaldada por 17 legisladores) pide al Parlamento que rechace cualquier acuerdo del Brexit que incluya un mecanismo de protección de Irlanda del Norte, mientras que la Enmienda L (firmada por 17 parlamentarios) reclama al Parlamento que no apruebe un acuerdo del Brexit que incluya un respaldo de Irlanda del Norte que dure más de seis meses. Y la Enmienda M (que apoyan 18 parlamentarios) pide a la Cámara que rechace cualquier acuerdo del Brexit que no otorgue a Reino Unido el derecho unilateral de poner fin al mecanismo de apoyo de Irlanda del Norte.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión