traders wall street portada
33.290,080
  • -
  • -

Nueva jornada de volatilidad en Wall Street, que ha rebotado casi un 5% (Dow Jones: -4,89%; S&P 500: -4,94%; Nasdaq: -4,95%) tras desplomarse cerca del 8% en el Lunes Negro, la sesión más bajista para la Bolsa de Nueva York desde 2008. Los inversores descuentan las rebajas de impuestos que Donald Trump ha propuesto para paliar los efectos del coronavirus. Recordamos que, por el cambio de hora en EEUU, la bolsa americana abre a las 14 hora española y cierra a las 21 horas esta semana y la siguiente.

Volviendo a Trump, el presidente de EEUU ha indicado también ante los medios que el Gobierno está trabajando para aprobar préstamos a las pequeñas empresas que pueden verse afectadas por el brote, y que mantiene conversaciones con las líneas aéreas, los hoteles y las compañías de cruceros, horas después de que los mercados registraran sus peores pérdidas en más de una década.

En EEUU, los casos de coronavirus están aumentando con fuerza debido a que se están aumentando mucho los análisis, sobre todo en el estado de Nueva York. Trump ha propuesto que las nóminas de los trabajadores tengan un 0% de retenciones durante lo que resta del año.

El rebote de los mercados también se ha visto reflejado en el petróleo. El oro negro ha recuperado parte del terreno perdido tras una de sus mayores caídas de la historia, debido a la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudí. El barril West Texas repunta un 11%, hasta 34,71 dólares, tras desplomarse un 24% en la sesión precedente.

El lunes, las petroleras americanas vivieron una auténtica devacle. Apache hundió un 53%, seguida de Occidental Petroleum (-52%), Marathon Oil (-46%), Halliburton (-37%), Chevron (-15%) y Exxon Mobil (-12%). Hoy han liderado el rebote con subidas superiores al 10%, pero el daño sufrido en su cotización ha sido histórico.

Los bancos, que han sido otro de los sectores más castigados, también se recuperan. JPMorgan avanza un 5% en el Dow Jones y es el valor más alcista; y el Índice KBW Banks ha rebotado más del 5%.

En sentido contrario al petróleo y las bolsas, el precio de los bonos cae y su rentabilidad avanza. Tras marcar mínimos históricos en el 0,32% y repuntar hasta el 0,57% este lunes, el rendimiento del bono USA a 10 años sigue avanzando hasta el 0,79%. En la misma línea, la onza de oro cae un 1,5%, hasta 1.649 dólares; y el euro se deprecia un 1,34% y se cambia a 1,1293 dólares.

Trump también es protagonista porque ha vuelto a criticar a la Fed y le ha exigido que baje más los tipos, pese al recorte de emergencia de 50 puntos básicos realizado por el banco central la pasada semana. "Nuestra patética y lenta Reserva Federal, encabezada por Jay Powell, quien subió las tasas demasiado rápido y bajó demasiado tarde, debería bajar nuestra tasa de interés federal a los niveles de nuestros países competidores. Ahora tienen una ventaja de hasta dos puntos, con una ayuda monetaria aún mayor", ha afirmado en Twitter.

APLICAR LAS MEDIDAS NECESARIAS

La respuesta negativa del mercado al recorte de tipos de emergencia realizado por la Reserva Federal (Fed) subraya que los bancos centrales no son los actores clave en la crisis actual. El coronavirus "es un shock de oferta" y las medidas sanitarias y la política fiscal específica "son mucho más importantes que las monetarias" para contener y mitigar el impacto económico de esta crisis, según explican los analistas de Bank of America Securities (BoA Securities).

El coronavirus es, ante todo, un shock de oferta, que causa una interrupción en los viajes, el suministro de mano de obra y la producción. "También puede transformarse en un shock de demanda si los ingresos y el gasto caen, pero hasta que se detenga el shock de oferta, el estímulo de la demanda no tendrá mucho impacto", afirman.

Así, el gran riesgo es que las empresas y familias afectadas tengan graves dificultades financieras, lo que puede multiplicar el impacto negativo, "pero eso también se aborda mejor con una acción fiscal específica", explican. empresa que enfrenta un problema de flujo de efectivo. Por ello, Bank of America Securities afirma que son necesarias medidas fiscales por parte de los gobiernos "mejor tarde que nunca".

ANÁLISIS DEL DOW JONES

El Dow Jones "ha pulverizado el soporte clave de los 24.681 puntos, lo que confirma la formación de un pull back a la media abandonada de 200 sesiones", afirma César Nuez, analista de Bolsamanía.

"Esta figura es de continuación bajista, por lo que parece más que probable que podamos acabar viendo una extensión de las caídas hasta el nivel de los 21.712 puntos, mínimos de 2018", añade este experto.

"Esto supone unos descensos adicionales del 9% desde los precios actuales. Para ver una señal de fortaleza, deberíamos esperar a un cierre por encima de los 26.000 puntos, precios un 9% por encima", concluye este experto.

Noticias relacionadas

contador