josep oliu y jaime guardiola (banco sabadell resultados)
Josep Oliu y Jaime Guardiola (Banco Sabadell)Alberto Sánchez
0,47€
  • 0,01€
  • 2,87%

Sabadell quería hace unos meses que TSB terminara 2019 en “empate”, es decir, sin perjudicar al beneficio, aunque tampoco aportara nada. Y casi lo consigue. La filial británica cerró el año con unas pérdidas de 45 millones de euros, en el que el banco incurrió tras tener que apuntarse 50 millones de euros por costes de reestructuración derivados de la crisis tecnológica que sufrió el año anterior, que ya le costaron 460 millones en 2018. Además, la entidad arrastra aún costes originados en su compra por la valoración de intangibles que seguirá contabilizando hasta 2023.

El mercado, según explicó Jaime Guardiola, consejero delegado de Sabadell, ya estaba preparado para estas cifras. Los 50 millones de costes de reestructuración representan una parte pequeña dentro del total de costes que registró la entidad británica en 2019, que ascendieron a 1.052 millones de euros, y se habían ido dejando caer a lo largo del año. “Ya lo habíamos anticipado otros trimestres, no creo que sea una sorpresa para el mercado”, explicó.

Pero TSB contabiliza este año otro impacto negativo que no tiene que ver con el negocio diario. Al hacerse con el banco británico, hace ya casi cinco años, la entidad, como es obligatorio, hizo una valoración de los activos intangibles de la firma, entre los que se encuentra, entre otros, el valor de la marca.

Esta valoración se reconoció en 2015, pero se decidió amortizar en varios años, concretamente hasta 2023. Es decir, que aún le quedan a TSB tres años de arrastrar estos ajustes, que en 2019 le llevaron a restar más de 40 millones de euros, cifra cercana al importe de sus pérdidas.

Por eso, Tomás Varela, director financiero de Sabadell, considera que realmente TSB ha cerrado el año “equilibrado”, como era su intención, y sus cuentas, descontado este efecto, “han estado en alrededor de cero incluyendo el esfuerzo de reestructuración”.

NUEVO CAMINO PARA TSB

De cara a este año, el equipo de Sabadell se muestra convencido de que TSB comenzará a aportar al beneficio del grupo, aunque el verdadero despegue se producirá en 2021, de acuerdo con su presidente Josep Oliu.

TSB encara 2020 con una nueva hoja de ruta, que presentó al mercado el pasado mes de noviembre y que contempla un fuerte recorte de gastos de unos 117 millones de euros (100 millones de libras), con el consecuente cierre de 82 oficinas, el 46% de su red.

El nuevo plan estratégico llegó de la mano de Debbie Crosbie, la nueva consejera delegada, que decidió conformar un nuevo equipo de gestión de la entidad. “En TSB ha habido un profundísimo cambio del equipo directivo que tiene mucho que ver con el posicionamiento del plan”, explicó Guardiola al respecto el pasado viernes.

Lo que no está en la hoja de ruta de Sabadell, al menos de momento, es la venta de TSB. “No la contemplamos en absoluto”, zanjaba Oliu, que dejó claro que Sabadell respalda al completo los planes de su filial británica y confía en su nuevo equipo: “TSB es una de las fuentes importantes de creación de valor en el futuro”.

Noticias relacionadas

contador