ep el presidente del banco sabadell josep oliu en una foto de archivo
El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, en una foto de archivo.BANCO SABADELL - Archivo
0,47€
  • 0,01€
  • 2,87%

Sabadell ha conseguido más que duplicar su beneficio al cierre de 2019. La entidad ha ganado 768 millones de euros, lo que implica más que el doble de las ganancias del ejercicio anterior, en el que se vio fuertemente penalizado por la crisis de la migración tecnológica de TSB, su filial británica. Además, su beneficio se vio impulsado en 2019 al contabilizar 138 millones de euros procedentes de la plusvalía por la venta de Solvia. El banco ha logrado pasar página, pese a que en 2019 su participación en TSB todavía registraba unas pérdidas de 45 millones de euros.

Sin tener en cuenta la aportación de TSB al negocio de Sabadell, los números serían muy diferentes. En 2018 el banco habría ganado 568 millones de euros (en lugar de los 328 millones que terminó ganando) y en 2019 su beneficio habría sido de 813 millones de euros (frente a los 768 millones de ganancia real), de forma que el beneficio se habría impulsado un 43,1%.

Con todo, el banco redujo su margen de intereses un 1,4% en 2019, hasta los 3.622 millones de euros, algo que Sabadell achaca a la aplicación de la normativa IFRS16, la titulización de préstamos y el efecto de los bajos tipos de interés en la zona euro. La comisiones crecieron un 7,7% en el año gracias a un incremento en todos los segmentos.

El banco redujo un 1,8% sus costes, hasta 3.213 millones de euros, de forma que situó su ratio de eficiencia en el 55,6%, lo que supone una mejora respecto a 2018. Las dotaciones y deterioros cayeron casi un 30%, hasta 938 millones de euros.

Sabadell mejoró en 2019 su solvencia al alcanzar una ratio de capital CET1 fully loaded del 11,7%, frente al 11,1% del año anterior. Si se tiene en cuenta la venta de su gestora, cerrada este mes de enero, el capital se situaría en el 12,1%, superando la referencia del mercado.

Sabadell redujo sus activos problemáticos en balance en unos 8.200 millones de euros, de forma que a cierre de 2019 el saldo problemático se situó en 7.326 millones de euros, de los que 6.141 millones corresponden a activos dudosos y 1.185 millones a activos adjudicados. En el año, la caída fue de 954 millones de euros. La cobertura de estos activos fue del 46,9%, mientras que la mora bajó hasta el 3,8% desde el 4,2% de 2018.

Los saldos de cuentas a la vista crecieron un 10,4%, mientras que los depósitos a plazo se situaron en 27.339 millones de euros (23.909 millones de euros sin considerar TSB). Los recursos de clientes fuera de balance crecieron a 43.163 millones al cierre de 2019. Por su parte, la actividad de negocio en nuevos préstamos hipotecarios y consumo subió un 11%, superando los 6.300 millones de euros.

Por otra parte, el consejo de la entidad ha acordado repartir el segundo dividendo con cargo a 2019, que será de 0,02 euros por acción. Esta retribución, que se abonará en efectivo, complementa al primer pago que efectuó el banco por el mismo importe, de forma que el dividendo total asciende a 0,04 euros por título.

Noticias relacionadas

contador