Telefónica redujo en el pasado ejercicio su factura fiscal en España. En total, ‘pagó’ al fisco 1.809 millones de euros, casi un 33% menos que en el año anterior. Un recorte que recoge, sobre todo, la cifra millonaria que le devolvió Hacienda por abonar impuestos de más en 2009 y 2010.

  • 4,33€
  • -1,57%

Se trata de los 702 millones de euros de “devolución extraordinaria” que determinó el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) a mediados del pasado año, “correspondientes a impuestos pagados en exceso en 2009 y 2010, respectivamente, más 201 millones de euros de intereses indemnizatorios”, según recoge Telefónica en sus cuentas anuales.

“Nosotros tenemos una contribución tributaria de todo el grupo de 8.700 millones”, resaltó este jueves el presidente de la ‘teleco’ José María Álvarez-Pallete durante la rueda de prensa de resultados anuales. En concreto, su contribución fue de 8.705 millones de euros. Una cifra que es significativamente menor a la de 2018, cuando alcanzó los 10.118 millones de euros.

De esta forma, la contribución fiscal de Telefónica (en un año en el que su beneficio neto se recortó un 65%), es menor en sus principales mercados. No sólo se redujo en España, también en Brasil, donde pasó de 3.885 millones de euros en 2018 a 3.110 millones en 2019. En su país estratégico de América Latina (y el único donde no se plantea salir o rebajar su posición) también tuvo un extraordinario fiscal por una decisión favorable, en este caso en 2018, del Tribunal Superior de Justicia brasileño que le llevó a un beneficio récord de la filial (1.892 millones de euros), que en el recién concluido 2019 ha reducido un 44%.

Tras Brasil y España, el tercer país donde mayor es su pago a Hacienda es Alemania, con 902 millones de euros; seguido de Argentina (738) y Reino Unido (604 millones), según recoge Telefónica en sus cuentas anuales.

A FAVOR DE LA ‘TASA GOOGLE’

Al margen de la cifra de impuestos en sí, Álvarez Pallete se mostró este jueves a favor de la nueva ‘tasa Google’. “Subsana una anomalía y lo vemos con naturalidad”, concluyó el primer ejecutivo de Telefónica. Y ahondó en los motivos. “Se trata de subsanar una anomalía tributaria, no porque se vaya contra nadie, sino porque el mundo está cambiando y las reglas fiscales que aplicaban para un mundo más físico, analógico, son distintas que las aplican para un mundo digital”.

“Cuando uno tenía una fábrica, metía materias primas y sacaba un producto, la imposición se hacía allí; y cuando un producto físico saltaba una frontera, la imposición se hacía ahí vía importaciones, exportaciones o aranceles. Ahora, ¿Cuál es el producto digital? El activo es un servidor que está en cualquier sitio menos donde está el hecho imponible, porque el hecho imponible soy yo, el usuario de los servicios digitales”, aseveró Álvarez-Pallete.

“Se subsana una asimetría porque Telefónica al generar ingresos digitales en España, tributa en España. ¿Cuál es la diferencia entre una llamada IP de un teléfono de cuarta generación de una llamada ‘over the top’ de cualquiera de estas plataformas?”, se preguntó sobre las difusas líneas de la nueva realidad digital.

Noticias relacionadas

contador