semiconductorescbpp1
58,410$
  • -0,520$
  • -0,88%

Micron ha anunciado este martes que planea realizar una inversión de hasta 100.000 millones de dólares durante los próximos 20 años para construir una nueva fábrica de chips en el norte del estado de Nueva York, según ha adelantado 'The New YorK Times'. Las acciones de Micron suben más de un 4% en Wall Street.

El anuncio se ha realizado tras la aprobación, el pasado mes de agosto, de la Ley CHIPS y Ciencia de 2022, una ley federal que destina 52.000 millones de dólares para impulsar la producción nacional de semiconductores. El CEO de Micron, Sanjay Mehrotra, ha aludido a esta norma al referirse a la decisión que desde la compañía han tomado para realizar dicha inversión.

No hay duda de que sin la ley CHIPS, no estaríamos aquí hoy”, ha señalado Sanjay Mehrotra. La legislación, junto con el tratamiento fiscal favorable y las asociaciones con gobiernos estatales como el de Nueva York, son ingredientes clave necesarios para igualar los subsidios ofrecidos por las naciones asiáticas y "traer de vuelta la fabricación de chips a Estados Unidos", ha apuntado.

La inversión que tiene previsto realizar la compañía es una apuesta a largo plazo tanto por parte de la empresa como de los gobiernos federal y estatal. Micron ha realizado una estimación de gasto de 20.000 millones hasta el final de la década, dentro de una primera fase. En total, la entidad planea invertir hasta 100.000 millones de dólares en Nueva York durante las próximas dos décadas o incluso más.

La fábrica se construirá en Clay, Nueva York. Los primeros pasos comenzarán a darse el próximo año, para que la construcción empiece a llevarse a cabo en 2024 y la producción después de 2025.

Durante los próximos 20 años, el proyecto generará cerca de 50.000 puestos de trabajo: alrededor de 9.000 empleados de Micron y más de 40.000 trabajos para proveedores, contratistas y otros. El plan también requiere que Micron y el estado gasten 500 millones de dólares en capacitación de la comunidad y la fuerza laboral.

La decisión de poner la fábrica en Nueva York es una victoria para el senador demócrata de Nueva York, Charles Schumer, quien ha liderado el impulso de la inversión en chips y ha abogado porque su estado albergue nuevas instalaciones. La gobernadora demócrata de Nueva York, Kathy Hochul, también ha jugado un papel, a la hora de conseguir que Micron llevara su planta a Clay, una ciudad cerca de Syracuse.

Durante los últimos años, las preocupaciones de que Estados Unidos se estaba volviendo demasiado dependiente de Asia en la fabricación chips, una tecnología vital para la economía y la seguridad nacional, habían ido en aumento. Esas inquietudes se intensificaron cuando las interrupciones en la cadena de suministro inducidas por la pandemia y la escasez de chips obstaculizaron la producción de automóviles y otros bienes, justo cuando las capacidades tecnológicas de China mejoraron.

Noticias relacionadas

contador