ep el presidente de acs florentino perez durante la presentacion con analistas
El presidente de ACS, Florentino Pérez, durante la presentación con analistas. ACS

ACS

27,69€
  • -0,16€
  • -0,57%

Florentino Pérez tiene 5.000 millones para 'fichar'. Euro arriba, euro abajo. La venta de Cobra a Vinci, que finalmente se ha pagado al contado, fortalece aún más la caja de ACS, que ahora tiene la papeleta de invertirlo bien. ¿Tendrá buen ojo el también presidente del Real Madrid?

Ángel Pérez, analista de Renta 4, reconoce que la incertidumbre está ahí, pero recuerda que si algo nos dice la historia, es que ACS sabe cómo moverse en estos contextos pese a ser más "una empresa vendedora que compradora".

"Es una compañía bastante sólida, reparte buen dividendo, tiene mucha caja disponible para seguir creciendo...", añade Pérez en declaraciones a este medio. "Ahora tiene que buscar activos que le den retornos aún más atractivos que Cobra, pero han demostrado que son capaces de amortiguar los riesgos de estos negocios", argumenta.

La pregunta sobre la posible compra de las autopistas italianas era obligada: "Las autopistas (en general) et permiten tener niveles de cajas muy altos, y si el activo es mío, me lo quedo yo", explica. Además, subraya que se tratan de "activos con una visibilidad muy alta".

El analista de Renta 4 señala que "este tipo de compañías siempre actúa de la misma forma (véase Ferrovial): construyen cosas para sacar un valor más atractivo para rentabilizar la inversión y lo rotan para lanzarse a por otros proyectos". En este sentido, ACS deberá decidir "si quiere ser más una concesionaria como Ferrovial (o no)".

Históricamente, ACS siempre ha sido una compañía "muy compleja" por su estructura, y es que las ramas de sus negocios se extienden hasta varios sectores e industrias. "Siempre ha habido una integración vertical de estos". Al hablar de estructura y organigrama, es inevitable pensar en la reciente renuncia de Fernández Verdes, que "es difícil de valorar".

En Mirabaud Asset Management se mojan un poco más, y el analista que cubre al valor, José Ramón Ocina, ve sentido en este movimiento y es que cree que la simplificación de ACS (que tanto ha recalcado Florentino ante analistas e inversores este martes) entra dentro del guion y "hace innecesario el rol del CEO, que pasará a tener menos peso y del que nunca dependerá enteramente la decisión última".

Ocina ve con buenos ojos a ACS, por lo que reitera su recomendación de 'comprar' sus títulos, cuyo precio objetivo eleva hasta los 32,1 euros por acción, lo que implica un potencial alcista del 14% desde sus niveles de cotización actuales. "El desafío futuro está en definir e implementar un plan de negocios que haga creíble su capacidad para crear valor bajo las nuevas directrices del grupo", arguye.

"Sabemos que el resultado tardará un tiempo en salir a la luz, pero mientras tanto será importante que ACS se centre en monitorizar de cerca el riesgo de ejecución en construcción, especialmente en Cimic, además de en preservar la generación de su flujo de caja libre y su robustez financiera", concluye.

Siguiendo con reacciones de analistas, este miércoles ha llegado la de Bankinter. Juan Tuesta reitera su recomendación de 'comprar' y un precio objetivo de 34,1 euros a ACS, que tendría ante sí un recorrido alcista del 22% desde sus actuales niveles. Finalmente, desde Banco Sabadell también mantienen su consejo de 'comprar' ACS, y suben su precio objetivo hasta los 32,5 euros.

Noticias relacionadas

contador