• Su inversión se ha convertido en una auténtica mina de oro desde 2015
  • El gestor de aeropuertos se ha revalorizado un 192% desde que salió a bolsa
ep garcia-legaz presidejuntaaccionistaaena
Jaime García-Legaz (izda.) durante la junta de accionistas de AenaAENA
143,90€
  • -3,30€
  • -2,24%

Muy satisfecho. Así está Chistopher Hohn, gestor del fondo TCI (The Children's Investment Fund), ante la perspectiva de cobrar el próximo dividendo de Aena. El gestor de los aeropuertos españoles repartirá entre sus accionistas, el próximo 19 de abril, una remuneración de 6,5 euros brutos por acción.

Y el fondo TCI de Hohn es el principal accionista privado, ya que cuenta con una participación cercana al 11% en el capital del gestor de aeropuertos españoles. En total, 16.494.374 acciones, por las que percibirá un dividendo bruto de nada más y nada menos que 107 millones de euros.

En concreto, TCI controla de manera directa 11.083.295 acciones de Aena, por las que recibirá 72 millones de euros. Además, controla otros 5.411.079 derechos de voto a través de instrumentos financieros CFDs (3,607% del capital), por los que también cobrará 35 millones.

SUBIDA HISTÓRICA DEL DIVIDENDO

TCI, que cuenta con un asiento en el Consejo de Administración de Aena, ha sido uno de los principales responsables de que la compañía haya disparado casi un 70% su dividendo anual, desde los 3,83 euros brutos por acción repartidos en 2017 hasta los 6,5 euros que pagará en el presente ejercicio.

En la salida a bolsa de Aena, TCI pagó 671 millones de euros por una participación del 7,71%, que posteriormente amplió hasta cerca del 11% a través de los mencionados instrumentos financieros derivados. Hay que destacar que ya el año pasado, el grupo elevó un 41% su dividendo, hasta los mencionados 3,83 euros brutos por acción.

En total, TCI ha recibido ya 102,5 millones de euros en dividendos por parte de Aena, que sumados a los 107 millones que recibirá la próxima semana, elevan esa cifra hasta casi 220 millones. Un negocio redondo para Christopher Hohn, ya que además de los dividendos recibidos, el título se ha revalorizado un 192% desde que salió a bolsa a 58 euros, el 11 de febrero de 2015.

ESTADO Y OTROS GRANDES INVERSORES

Aena distribuirá entre sus accionistas un total de 975 millones de euros, el 80% de su beneficio neto conseguido el año pasado. El Estado, como máximo accionista con el 51% del capital a través de la sociedad Enaire, se embolsará 497 millones de euros, 200 millones más que el año anterior.

Otro accionista significativo que acumula fuertes plusvalías en Aena es el banco británico HSBC, que controla el 5,249%, porcentaje por el que percibirá 51 millones de euros.

Y Deutsche Bank, el otro gran inversor declarado a la CNMV, controla el 4,39% del capital, un paquete por el que cobrará un dividendo de 42,8 millones de euros.

COMPORTAMIENTO DISCRETO EN LOS ÚLTIMOS MESES

Pese a la gran revalorización de Aena desde que salió a bolsa, lo cierto es que su comportamiento bursátil en los últimos meses ha sido discreto. En el último año acumula una subida del 12%, pero en los últimos tres meses baja un 3%.

Una de las principales razones es que los analistas consideran que el valor ya no tiene un potencial alcista mucho más allá de los precios actuales. El consenso de analistas de FactSet le otorga un precio objetivo de 171,20 euros, por lo que los expertos ya no anticipan mucho más recorrido desde el precio actual.

CREDIT SUISSE: JUSTAMENTE VALORADO

Uno de los bancos de inversión que ejemplifica el escaso atractivo actual del valor es Credit Suisse. Desde el banco suizo, han rebajado su precio objetivo hasta 178 desde 182 euros y han reiterado su consejo de 'neutral'. "Nuestro análisis indica que el valor está cotizando cerca de su valor justo. Esperamos que la rentabilidad por dividendo del 4,1% y la rentabilidad del 6,1% del flujo de caja libre (FCF) soporte la acción", afirman.

Por su parte, los analistas de Banco Sabadell son unos de los más negativos. Su consejo es 'vender' el valor, con un precio objetivo de tan solo 121 euros. En su opinión, Aena cuenta con una "evolución operativa interesante", pero "la poca agilidad en la toma de decisiones (que se ve condicionada por su estructura accionarial con mayoría por parte de Estado) resta atractivo a la acción".

BUENAS PERSPECTIVAS TURÍSTICAS

En cualquier caso, las perspectivas turísticas para España son positivas, lo que seguirá impulsando los beneficios de Aena. España recibió en 2017 casi 82 millones de turistas extranjeros, y para 2028 el Consejo Mundial de Viaje y Turismo (WTTC por sus siglas en inglés) espera que se alcancen los 120 millones de visitas anuales.

Aena ya ha presentado su Plan Director para el aeropuerto de Madrid-Barajas, en el que invertirá 1.571 millones de euros hasta 2026 para incrementar su capacidad hasta los 80 millones de pasajeros. También lo hará en el aeropuerto de Barcelona-El Prat, al que destinará 1.929 millones hasta 2026 para poder atender a 70 millones de pasajeros.

Por el momento, durante el primer trimestre de 2018, el volumen de pasajeros aumentó un 9,7%, hasta casi 50 millones de viajeros. En marzo, más de 19,1 millones de pasajeros pasaron por los aeropuertos españoles, un aumento del 11% en relación al mismo mes de 2016.

Noticias relacionadas

contador