ep el director general de bankinter y responsable de bankinter investment inigo guerra
El director general de Bankinter y responsable de Bankinter Investment, Íñigo Guerra.EUROPA PRESS
6,54€
  • 0,00€
  • 0,03%

"Hay que ayudar a la empresa familiar y a los patrimonios familiares a recorrer caminos que no existían antes y que tienen que existir por la situación de tipos bajos". Así explicaba Íñigo Guerra, director general de Bankinter, uno de los objetivos de Bankinter Investment, la nueva marca con la que la entidad relanza su área de inversión, que cumple ahora cinco años, y de la que él es responsable. La banca de inversión de Bankinter ha movilizado hasta el momento unos 3.000 millones de euros en inversión en activos alternativos y pretende superar los 8.000 millones de euros en los tres próximos ejercicios.

El objetivo no es sencillo, pero en el banco confían en lograr ese crecimiento a través de varias palancas, como la estructuración y distribución de vehículos de inversión alternativa, el asesoramiento a empresas, empresarios, clientes institucionales y patrimonios familiares en operaciones de fusiones y adquisiciones, las operaciones en el mercado de capitales e inmobiliarias y las compras de activos, entre otras.

Sin embargo, la que centra sus esfuerzos es la actividad de inversión alternativa, especialmente en un momento como el actual, en el que el horizonte de la política monetaria del Banco Central Europeo no deja entrever subidas de los tipos de interés en la zona euro... al menos no por el momento. Bankinter se agarra a esta inversión alternativa como una propuesta de valor en un escenario tan lleno de incertidumbre para la inversión tradicional.

"Lo que más me gusta de este banco es que sabe lo que es y lo que quiere ser y es dueño de su propio destino", explicaba Guerra en la presentación de la nueva marca Bankinter Investment.

Por ello, no tiene reparos en afirmar que el foco del banco está puesto en el mid-market español. "¿Podemos estar en la financiación de una opa? Podemos, pero vamos a ser muy secundarios. No lo vamos a liderar", reflexionaba.

El objetivo es dar acceso a patrimonios familiares e institucionales españoles y portugueses a nichos de oportunidad que solían estar reservados exclusivamente a grandes inversores institucionales internacionales o "intentar que el capital español tenga las mismas oportunidades que los demás", en palabras de Guerra. Así ha ocurrido recientemente con la compra de un 37% de Cepsa por parte de Carlyle, en la que han podido participar family offices españoles.

El banco busca un gestor para cada tipo de inversión en lugar de hacerlo él mismo ("A los bancos nos gusta pensar que lo sabemos hacer todo y es mentira"), que coinvierte con la entidad en el proyecto, y Bankinter está en los comités de inversiones con derecho a veto.

"Nuestro proyecto es la economía circular, que la riqueza que se genere se quede en las familias españolas"

"Nuestro proyecto es la economía circular, que lo que generemos lo invirtamos aquí, que la riqueza que se genere se quede en las familias españolas", añadía Guerra. En todo caso, el banco no financia la compra de estos activos. "No puedo estar en el capital y en la deuda a la vez", explicaba el directivo de Bankinter.

Bankinter Investment tiene el objetivo de superar los 8.000 millones de euros de inversión en activos alternativos en los próximos tres ejercicios, es decir, más que duplicar el importe actual. Por el momento, ha movilizado 3.000 millones (2.000 millones de ellos en renovables) y cuenta con 2.600 inversores nacionales y portugueses en varios vehículos, entre los que se encuentran socimis y fondos de capital riesgo.

RENTABILIDAD POR ENCIMA DEL COMPROMISO

De acuerdo con Guerra, todos los vehículos de Bankinter Investment que ya están rentando lo hacen por encima de lo comprometido. Es el caso de la socimi Ores, que da un 6% frente al 4,5% prometido, o de los fondos de renovables, que dan cupones de entorno al 12% cuando el compromiso es de la mitad.

Guerra reconoce que, con las nuevas normas contables, este tipo de inversiones consume más capital que las tradiciones, pero "el problema no es que consuma capital, sino cuáles son las condiciones del préstamo para que compense que consuma más". "Es una cartera muy rentable que justifica un mayor consumo de capital", sintetizaba.

Noticias relacionadas

contador