A Italia le gusta la 'España del BOE': energía, televisión... y ahora a por 1.500 kilómetros de autopistas

La OPA de Atlantia sobre Abertis levanta ampollas en el Gobierno por el precio de adquisición y por el papel estratégico de autopistas y la filial Hispasat

  • La eléctrica pública italiana Enel ha ganado en una década 25.300 millones de dividendos de Endesa
  • El duopolio televisivo está controlado por Berlusconi y la familia Drago; Italia también tiene intereses en la prensa española
Pablo Gallén
Bolsamania | 28 may, 2017 06:00 - Actualizado: 07:23
Silvio Berlusconi
Silvio Berlusconi, controla más de la mitad de las acciones de Mediaset.

El Gobierno ha empezado a fruncir el ceño esta semana ante la oferta lanzada desde Italia por gran parte del pastel de las autopistas de peaje que funcionan en España. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, lanzó un dardo a Atlantia el pasado jueves en forma de frase grandilocuente, pero cargada de mucha intención: “Hay que defender el interés general”.

De la Serna enseñó las cartas del Gobierno ante la oferta pública de adquisición (OPA) que ha lanzado la firma italiana, participada por la familia Benetton, sobre Abertis a un precio de 16,50 euros por cada acción de la concesionaria. Aunque se trata de un operación privada, el Estado tiene la última palabra a través de los reguladores, puesto que las autopistas que explota la compañía catalana son de titularidad pública.

Además de este negocio, Abertis tiene una participación del 57% en el operador de satélites semipúblico Hispasat, un porcentaje que elevará hasta el 90,6% tras el acuerdo con la francesa Eutelsat para comprarle un 33,6% de las acciones.

Ante una operación tan estratégica que afecta a un sector regulado y a una compañía participada por el Estado, el Gobierno parece no estar dispuesto a que una compañía extranjera se haga con Abertis a un precio inferior o similar de lo que ahora mismo marcan las acciones en el mercado: este viernes cerraron a 16,44 euros aunque han llegado a superar los 16,60 euros por acción.

Abertis, controlada en un 27,9% por la Fundación laCaixa entre acciones propias y la sociedad Inversiones Autopistas, opera en España 1.559 kilómetros de vías de peaje, que representan más del 60% del total de estas infraestructuras. Además, la compañía catalana gestiona más de 8.600 kilómetros de carreteras entre 14 países: 3.250 km en Brasil, 1.760 en Francia o 770 en Chile, y cuenta con presencia en mercados consolidados como el estadounidense, el canadiense, el británico, el irlandés, el argentino o el colombiano.

Junto a Atlantia formaría un ‘gigante’ de la gestión de infraestructuras de 36.000 millones de euros de valor en bolsa y más de 13.000 kilómetros de gestión directa. Lo que supone tres veces más que su principal competidor, el grupo francés Vinci, que tiene en cartera 4.400 kilómetros de autopistas.

ENDESA, UNA MÁQUINA DE REPARTIR DIVIDENDOS… A ITALIA

Sin embargo, la relación empresarial entre los sectores regulados de la economía española e Italia no termina en esta OPA. Endesa es otra de las compañías del Ibex bajo la ‘bota transalpina’, que posee un 70,1% de su capital. En concreto, detrás de la eléctrica con mayor cuota de mercado en España se encuentra la compañía pública italiana Enel desde febrero de 2007.

En estos diez años, Endesa ha sido una máquina de generar dividendos para Enel. La italiana invirtió 36.400 millones en Endesa, y entre dividendos y ventas ha recuperado 28.660 millones, 25.300 millones en jugosos dividendos. El plan estratégico para los dos próximos años es repartir el 100% de su beneficio en dividendos, unos 6.000 millones de euros, 4.200 de los cuales irán para Enel.

Enel se convirtió en accionista mayoritario de la eléctrica que dirige Borja Prado gracias a una serie de carambolas. La eléctrica fue pretendida primero por Gas Natural en 2005, luego apareció en escena Acciona, para ser objeto de deseo de la alemana Eon hasta que sonó ‘La Traviata’ de Enel. La italiana contó con la colaboración de la constructora para asaltar la eléctrica en el verano de 2007 y poco tiempo después vendió su participación a la eléctrica transalpina.

EL DUOPOLIO DE LA PUBLICIDAD HABLA ITALIANO

No hay dos, sin tres. Peajes en el transporte, energía y televisión, los amos de la pequeña pantalla en España visten la ‘azzurra’. Mediaset España está controlada al 50,2% por Silvio Berlusconi, exprimer ministro italiano y expropietario del AC Milán. ‘Il Cavaliere’, como se le llama en su país, posee un conglomerado televisivo entre Italia y España de 18 canales, entre las que destacan Canale 5, Telecinco y Cuatro.

Por su parte, Atresmedia tampoco se libra de la influencia transalpina, que se encuentra comandada por el grupo Planeta de Agostini. Una sociedad conjunta entre la familia catalana Lara y la familia italiana Drago, que poseen el 41% del capital del grupo de Antena 3 y LaSexta.

Dos grupos que se han hecho con el absoluto poder de la publicidad televisiva en España, donde reciben el 95% de lo que invierten las empresas en el medio líder de la publicidad en este país. De los 5.234 millones de euros que se invirtieron en publicidad convencional en 2016 entre televisión, radio, prensa, revistas o campañas exteriores, 1.811 fueron a parar a manos de Mediaset y Atresmedia, según los datos Infoadex; un absoluto duopolio que ha puesto en pie de guerra al resto de televisiones privadas como 13 TV, Dkiss o Net TV.

La prensa tradicional, aunque no es un sector regulado con fuerte intervención de la Administración, también cuenta con dueños italianos. Unidad Editorial, editora de El Mundo, Marca o Expansión, está controlada en un 96% por Rizzoli Media Group, un conglomerado con el sello italiano que dirige desde el pasado verano Urbano Cairo, otro de los ‘capos’ de la televisión del país europeo como Berlusconi. Como el político, Cairo es amante del fútbol, dueño del Torino FC y entre sus negocios destaca la publicación de 21 revistas de temática variada, la cadena de televisión la7 y el buscador de internet ilTrovatore.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión